APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Salud

21 de Marzo de 2020 - Nota vista 504 veces

La mortalidad del COVID-19 en China fue más baja de lo que se creía

La revista «Nature Medicine» publicó un estudio sobre la letalidad de la enfermedad en Wuhan. Y la cifra es sustancialmente más baja de lo señalado en un principio: el 1,4%.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que el 3% o 4% de las personas que sabemos que han contraído el COVID-19 ha fallecido. Sin embargo, estos cálculos son poco precisos porque se hace solo a partir de los casos diagnosticados y no se incluyen a todas las personas que enferman con síntomas leves y que, si se detectasen, reducirían la letalidad de la pandemia.

Por ejemplo, las cifras de Corea del Sur, país que ha hecho más test diagnósticos que ningún otro, muestran que la tasa de mortalidad es la más baja, del 0,6%, mientras en otros países, como España o Italia, se estiman tasas de una mortalidad de entre el 2,55 o el 4%.

Ahora, por fin se dispone de una cifra más aproximada. La revista «Nature Medicine» publicó un estudio sobre la letalidad de la enfermedad en Wuhan (China). Y la cifra es sustancialmente más baja de lo señalado en un principio: el 1,4%.

A fecha de 29 de febrero de 2020, había en China continental 79.394 casos confirmados y 2.838 muertes por COVID-19, de los cuales 48.557 y 2.169 respectivamente, se produjeron en Wuhan.

Una prioridad clave de salud pública durante la aparición de un nuevo patógeno es estimar la gravedad clínica. Este dato afecta la clasificación y la toma de decisiones diagnósticas, especialmente en entornos sin acceso inmediato a pruebas de laboratorio o cuando se ha excedido la capacidad de sobretensión en los hospitales.

El grupo de Joseph Wu de la Universidad Hong Kong actualizó su modelo de dinámica de transmisión de enfermedades previamente publicado para determinar la gravedad de la infección.

La información puede ayudar en la toma de decisiones clínicas y de salud pública a medida que la epidemia continúe extendiéndose a nivel mundial.

Los autores determinaron que, a partir del 29 de febrero de 2020, el riesgo de letalidad sintomática (la probabilidad de morir después de desarrollar síntomas) de COVID-19 en Wuhan era del 1,4%.

Pero el riesgo varía en función de la edad: en comparación con las personas que tienen entre 30 y 59 años, los menores de 30 años y mayores de 59 años tenían un riesgo de 0,6 y 5,1 veces mayor de morir después de desarrollar síntomas, respectivamente.

Los hallazgos, concluyen los investigadores, sugieren que el riesgo de letalidad sintomático puede ser sustancialmente más bajo que otras estimaciones, especialmente aquellas basadas en el riesgo de letalidad bruta, es decir, la relación entre el número de defunciones de un año concreto y la población media de dicho año.

ABC.es


Contenido Relacionado