APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Cultura

Colaboración de “Encuentro Cinematográfico” Por Dr. Jorge Norberto Mario - 14 de Marzo de 2020 - Nota vista 987 veces

Últimas películas argentinas de 1911 a 1920 (segunda parte)

En esta década evolutiva de nuestro cine, donde a partir de la iniciativa de Mario Gallo en 1909, acerca de los filmes con carácter argumental, estos marcaron la evolución y el asentamiento del cine argentino; pero cabe destacar que se realizaron muchos documentales que alcanzaron a ser 53 iniciándose con el espléndido documental de Julio Raúl Alsina “Cielo Centenario” que captó todos los actos del festejo del Centenario de la Revolución de Mayo” de 1810; siendo Max Gluckmann y Eugenio Py los más grandes precursores del cine documental de esta década; pero me he referido exclusivamente al cine argumental que alcanzó a reunir 38 producciones de las cuales en un 88% están consideradas perdidas. Veamos ahora:

“EL CÓNDOR DE LOS ANDES” es una película argentina muda de 60 min. filmada en blanco y negro producida por Federico Valle y dirigida por Emilio Lola sobre el guion de Eloy Buxó Canel; y que tuvo como principales intépretes a José Olarra y Carlos Perelli.

Fue estrenada el 16 de Septiembre de 1916 y no existen copias por lo que es otra de las tantas películas que se registra dentro de las consideradas perdidas.

La revista “La Película” casualmente fundada la semana anterior al estreno, opinó acerca de “El Cóndor de los Andes”: “fotográficamente es una buena película, y en sentido general discreta y pasable.

El argumento es la tontería más grande que pueda darse; y está patente en el mismo el criterio de los tilingos del arte con las playas, las montañas y otras cosas “típicas”, todo se arregla y como es de suponer, las inverosimilitudes abundan.

Vale tan poco lo que allí ocurre, que no merece la pena insistir y los intérpretes en general no salen, ni valen más que el argumento. Lo único que hay es un hermoso trabajo gráfico; Federico Valle se ha colocado en primera fila entre los operadores del ambiente. Es realmente un alarde de competencia técnica lo hecho”.

La misma crónica hace una especial referencia genérica acerca de ciertas películas de nuestra producción cinematográfica; opinando que los argumentos no deben ser escritos por “libretistas improvisados” sino que “el argumento debe ser un trabajo de un escritor, un hombre de teatro o un periodista que realmente sepa como debe escribirse”.

“EN BUENA LEY” es una película argentina muda en blanco y negro de 108 minutos de duración; estrenada en el mes de Abril de 1919, dirigida por el italiano Alberto Traversa, quien a su vez se encargó de la dirección artística.

El guión fue escrito por José Manzanti; y fue realizada en los estudios cinematográficos de Mario Gallo uno de los pioneros del cine argentino, precursor de las películas argumentales siendo la última producción de este innovador director, que se inició en 1909 con “La Revolución de Mayo” quien a su vez se encargó del montaje de esta película, que contó con la fotografía de Alberto Blazotti; siendo sus intérpretes Olinda Bozán y Pedro Gialdroni; acompañados por Nelo Cosimi, Silvia Parodi, Julio Andrada, Mario Recchiedeí, Julio George, Juan Fernández y Diego Figueroa.

“En Buena Ley” y con cierto carácter histórico sobre acontecimientos sociales de época; a pesar de ser una película argentina; fue considerada por la crítica como una producción estadounidense, por el estilo de su interpretación y el argumento, por la impecable dirección y la técnica fotográfica que despertó gran entusiasmo y aceptación del público; pero a pesar de ello no tuvo tanto éxito.

El afiche de la productora “Gallo Film” presenta una foto de perfil de Olinda Bozán

“PUEBLO CHICO” es una película muda argentina en blanco y negro estrenada en 1920, con la dirección de Edmo Cominetti y Sóstenes Luis Cominetti, producida por Chaco Films siendo sus protagonistas Augusto Zama, Sara Elena Quirós, Jaime Devesa, Luis Jeannot y Edmundo Quiróz.

Esta fue la primera película como director de Edmo Cominetti, y como casi todos los filmes se centra en situaciones sociales plagadas de conflictos; como en este caso, al que alude el título, las que se presentan en un pueblo chico.

Este filme fue rodado en sociedad con su hermano Sóstenes Luis Cominetti, siendo una especie de ensayo y fue presentado como una producción de Chaco Film. Edmo Cominetti, también actor y aficionado a la fotografía, recordaba que "la película resultó muy mala, un desastre, porque mi inexperiencia y falta de práctica malogró el esfuerzo, pero seguí practicando".

“PALOMAS RUBIAS” fue una película muda en blanco y negro de 60 minutos, del año 1920, dirigida por José Agustín Ferreyra producida por Italo Fattori con guión de Leopoldo Torres Ríos sobre un argumento que fue ideado por Ferreyra; siendo el autor de la fotografía Carlos Torres Ríos.

Esta película en sus roles protagónicos contó a Lidia Liss, Jorge Lafuente, Rodolfo Vismara, Modesto Insúa, Enrique Pariggi, José Plá y Mary Clay. Los interiores se filmaron en decorados armados en el primer local del Luna Park (Corrientes entre Pellegrini y Cerrito).

Fue estrenada el 18 de octubre de 1920 en los cines Callao, Gaumont, Esmeral da y Smart Palace. Se trata del primer film en el que LeopoldoTorres Ríos posterior reconocido director de cine; se desempeña como guionista de José Agustin Ferreyra, en una comedia que enfocó básicamente el ambiente estudiantil, sentimental, bulliciosa, sombría y arrabalera, a través de las andanzas de los jóvenes con sus tempanos romances, destacando sus personalidades, con un interesante sentido del humor.

El resultado fue óptimo, atrayendo al cine a los jóvenes y tuvo un gran éxito popular. Decisivo resultado de una ilusoria empresa, y la de una producción independiente.

Contenido Relacionado