APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Deportes

EDUARDO JÁPEZ - 11 de Marzo de 2020 - Nota vista 647 veces

“El viernes se juegan muchas cosas, pero hay que ir partido a partido”

El próximo viernes, el equipo de Estudiantes, buscará revalidar la levantada tras su triunfo ante Regatas en el “Gigante Verde” y en el mismo escenario recibirá a Libertad de Sunchales, un rival prácticamente directo en la lucha que por estos días mantiene al “Verde” en la Liga Nacional de Básquetbol.

 Con el propósito de saber cómo está el equipo después de ese triunfo importante y la preparación que llevan adelante; EL HERALDO entrevistó en su oficina del estadio de Estudiantes, al entrenador, Eduardo “Chiche” Jápez.


“La temporada fue y es complicada, hay que ser realistas -expresó el técnico- hubo cuestiones deportivas y extradeportivas, como las lesiones, que uno nunca espera que se produzcan tantas y hasta el día de hoy llevamos diecisiete lesiones, de las cuales dos fueron si se quiere deportivas, las otras se produjeron, lo que nosotros le llamamos extra deportiva; que son por dobladuras de tobillos, por una paralítica o un codazo en la cara y ahora tenemos la lesión de Alcalá, que acaban de confirmarme que se rompió los ligamentos cruzados en un entrenamiento amistoso y todo eso influyó para que se llevara a la decisión de la contratación de jugadores para buscar las variantes.

 “Esto se asumió con total responsabilidad -señaló Jápez- tanto de parte de los jugadores, como del cuerpo técnico y de la dirigencia, principalmente de parte de ellos respaldando la situación, algo que hoy en el deporte argentino es muy difícil que se dé y ahora con la llegada de Lucas Pérez se acomoda un poco el panorama, que era un poco lo que quería, que cada jugador se acomode en la posición para lo que estaba planificado”, expresó el destacado entrenador.

 En ese sentido, Eduardo Jápez continuó: “En el último partido frente a Regatas pudimos ver una luz y ahora tenemos que seguirla. Ojalá que el viernes ante Libertad podamos enganchar una racha positiva que es algo que nunca tuvimos, a excepción del inicio donde ganamos tres partidos consecutivos y después no pasó más. Para nosotros es un partido que no es un partido más, sino un partido de importancia -indicó- así que se juegan muchas cosas y lo importante es ir partido tras partido”, remarcó.

 “A partir del encuentro con Regatas nosotros sabíamos que se nos vienen trece finales y ya ganamos la primera -continuó- ahora jugaremos los otros encuentros y una alarma hay. En eso hay que ser conscientes y el mensaje nuestro va siempre atado a la realidad. Por eso digo que la alarma la tenemos encendida, pero como equipo para nosotros nos gustaría a partir del partido de este viernes, si lo podemos ganar, después continuar los días lunes, miércoles y viernes con una gira que nos haga más fuertes y ganar la mayor cantidad de partidos de visitante”, remarcó el técnico del Verde.

“El hecho de las lesiones -prosiguió Jápez- fue un condicionante para el trabajo que veníamos desarrollando. Eso porque tuvimos que apelar a jugadores y adaptarlos a otras funciones para las que no habían llegado. Eso lleva un tiempo y la adaptación se tuvo que ir gestando durante el torneo y eso nos costó muy caro deportivamente. Recién ahora pareciera que vamos a sacar el mejor provecho para acomodarnos. Quedan doce partidos -agregó- y nos jugamos teniendo claro el objetivo que es buscar el puesto 18 o el puesto 17 y si no mantener la localía en los play off”, remarcó.

Preguntado sobre cómo trabaja la cabeza de los jugadores para ese objetivo y los partidos que se vienen, remarcó: “A veces en los partidos le cuesta al jugador decidir situaciones con 180 pulsaciones. Eso lleva a que por ahí esté excediendo en la congestión de buscar el lanzamiento, excediendo al dar un mal pase, no buscar el lugar exacto para determinada jugada y eso crea un fastidio -aseguró- no sólo a esa determinación de ese jugador, sino a la determinación del compañero que no supo cortinar bien, o porque no buscó el espacio correcto y eso genera una situación de desgaste hacia el equipo y se vio permanentemente”, expresó el técnico.

 “Sin una conducción clara -expresó- nosotros jugábamos muy enérgico y no teníamos el control del juego. Ahora con el base que acabamos de contratar que tuvo una adaptación excelente en menos de doce horas y eso gravita lo importante que tiene el jugador, habla de la experiencia para afrontar este tipo de situaciones y que supo manejar los tiempos y que además nos permitió acomodar al resto de los jugadores en sus posiciones habituales para sacarles mayor rédito y ojalá el viernes lo puedan demostrar”, remarcó a modo de deseo, Eduardo Jápez.

Se lo consultó si alguna vez pasó por su cabeza dar el paso al costado y expresó: “No, no, de ninguna manera. El respaldo de la dirigencia existió desde el principio, ellos siempre me acompañaron en esto y también la gente nunca me demostró estar disconforme. Ellos creo que son un síntoma de presión y en ese sentido siempre me brindaron su apoyo, en la calle misma, dialogando con algunas personas y nunca recibí un mensaje de desaliento, sí de preocupación -remarcó- y me he puesto a charlar y siempre hubo un respeto y en la cancha nunca hubo cuestionamientos y eso me daba tranquilidad para trabajar y seguir trabajando con el equipo en el día a día, que es un poco lo que me marca, que es nunca bajar los brazos. Uno saca pecho en este tipo de situaciones, -sostuvo finalmente- estamos siempre a pleno con el cuerpo técnico y tengo la suerte de estar con un psicólogo a la par y eso me ayuda mucho porque mira el juego, le transmito los entrenamientos y está latente la devolución después de cada partido. Hoy nos tocó una situación difícil, que es aprendizaje y por supuesto estoy deseando ser un master”, culminó con una sonrisa la entrevista, el experimentado entrenador del equipo concordiense.

(JCV)

Contenido Relacionado