APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Cultura

Colaboración de “Encuentro Cinematográfico” Por Dr. Jorge Norberto Mario - 7 de Marzo de 2020 - Nota vista 1247 veces

Últimas películas argentinas de 1911 a 1920 (primera parte)

En esta década evolutiva de nuestro cine, donde a partir de la iniciativa de Mario Gallo en 1909, acerca de los filmes con carácter argumental, estos marcaron la evolución y el asentamiento del cine argentino; pero cabe destacar que se realizaron muchos documentales que alcanzaron a ser 53 iniciándose con el espléndido documental de Julio Raúl Alsina “Cielo Centenario” que captó todos los actos del festejo del Centenario de la Revolución de Mayo de 1810; siendo Max Gluckmann y Eugenio Py los más grandes precursores del cine documental de esta década; pero me he referido exclusivamente al cine argumental que alcanzó a reunir 38 producciones de las cuales en un 88% están consideradas perdidas. Veamos ahora:

“LA ULTIMA LANGOSTA” es una película argentina  sin sonido, filmada en blanco y negro dirigida por Enrique E. Millar sobre guion propio que se estrenó el 17 de Agosto de 1916. La película ganó un concurso patrocinado por la revista “Fray Mocho” y el diario “La Prensa” en su crítica la comparó con los mejores filmes extranjeros que se estaban exhibiendo en las carteleras porteñas. ​Dijo Jorge Finkielman sobre el filme: “La trama era más bien común, convencional y demasiado simple para un filme de esa extensión. Quizas debido a la necesidad de llegar a un determinado metraje. Millar abultó su contenido distrayendo así al público del tema principal, convirtiéndola en lenta y monótona. Sin embargo la música que la acompañaba compuesta por Osmar Pérez Freire contribuyó a obtener un resultado satisfactorio. Cabe destacar que la música era interpretada por una orquesta al pie del escenario o detrás de la pantalla.

“FLOR DE DURAZNO” es un mediometraje mudo argentino, de 55 min. producida por Federico Valle y dirigida por Francisco Defilippis Novoa sobre guión propio basado en la novela homónima de Hugo Wast.

La fotografía y el montaje estuvieron a cargo de Francisco Mayhoffer; y fueron sus protagonistas Carlos Gardel como Fabián; Ilde Pirovano como Rina y Diego Figueroa como Miguel; además participaron Rosa Bozán, Silvia Parodi, Argentino Gómez, Celestino Petray, Aurelio Musto, Mariano Gale, Pascual Costa y Francisco Amerises. Con esta película Carlos Gardel marca su debut en el cine.

La historia se desarrolla en un pequeño pueblo de Córdoba inicándose con el entierro de la esposa de German Castillo; quedando su hija Rina con él en su pequeña granja. El Padre Filemón Rochero será quien de aliento a Don German y Rina crecerá junto a su primo Fabián y Miguel Benavidez quien le atraía. Cuando ya son jóvenes Fabian se enamora de ella, por lo que se peleará con Miguel a orillas del arroyo y será Don German quien los separa. Fabián se pondrá formalmente de novio con Rina y acepta casarse con él. Miguel será un joven heredero de la importante plantación de su padre y sigue siendo la atracción de Rina. Fabian y ella planean la boda; pero desafortunadamente Fabián es llamado a realizar el servicio militar en la Marina y debe partir para cumplir con su patria, por lo que la boda debe posponerse hasta su regreso. Miguel ahora dueño de la plantación, aprovecha la situación para acercarse a Rina, tomando ventaja de que su posición económica le permite ganarse la confianza del padre de Rina, quien se ve envuelto en un pleito legal y ve en Miguel la oportunidad de salir adelante. Rina y Miguel mantendrán relaciones sexuales; pero cuando la joven queda embarazada Miguel se niega a casarse y la abandona.

Rina debe enfrentar el desprecio de su padre que la castiga, y la vergüenza ante el pueblo, por lo que decide alejarse del lugar con su sufrimiento a cuesta y la acompaña su fiel perrito. Tomará el tren hacia Buenos Aires, y su primer infortunio será ver morir a su perrito atropellado por un automóvil, perdiendo así su única companía. Logrará de una señora y su hermana que la ven sentada en la puerta de su casa, la emplean de mucama, pero cierto día el hermano trata de propasarse y la Señora descubre ello, siendo la solución inmediata que Rina es echada de la casa. Nacerá su hija en un hospital, y ahora con la niña, seguirá soportando la dureza de la vida que debe llevar y las humillaciones que sufre en la gran ciudad; por lo que decide regresar a su pueblo, para encontrar a su padre ciego que la recibe y conoce a su nietita. Cuando Fabián retorna del servicio militar descubre que Rina le ha sido infiel y es madre; pero su gran corazón de nobleza la perdona y se casa con ella. Tendrán un hijo varón para alegría de Don German; pero el chico se enferma y a pesar de la atención médica fallece, y ello desencadenará los rencores acumulados del pasado. Fabian toma la niña y se la lleva a caballo, lo que altera a Rina, que corre hacia una roca, pero caerá por consecuencia de un ataque cardíaco, y muere. Fabián le lleva a mostrar su hija a Miguel, que con indiferencia bromea, por lo que vuelven a pelearse sin que nadie los separe, y Fabian provoca la muerte de Miguél por extrangulación y asfixia. Monta a caballo y huye siendo perseguido por la policía. La historia culmina con el abuelo paseando con su nieta ya grandecita y una vecina que desea que viva con ella.-

“Flor de Durazno” es un melodrama naturalista que retrataba las injusticias sociales. Este tipo de historias había encontrado ya gran éxito en nuestro cine con “Nobleza Gaucha” de 1915.  La historia es bastante conservadora, a pesar de su temática de denuncia, porque Rina en su via crucis de sufrimiento encuentra ello como una penitencia, por su pecado, olvidándose de Fabián, quien la recuerda en cada uno de sus viajes con el ejército, y a su regreso será su salvación del menos precio. Esta película se estrenó en el Teatro Coliseo de la ciudad de Buenos Aires el 28 de Septiembre de 1917, y fue un gran éxito de taquilla, con muy buena aceptación del público y la crítica; sin embargo Carlos Gardel no quedó muy conforme con el resultado; y no volvería a estar frente a las cámaras hasta 1930, dedicándose plenamente a su carrera musical que lo llevó a la cumbre del éxito.

Contenido Relacionado