APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Cultura

Colaboración de “Encuentro Cinematográfico” por Dr. Jorge Norberto Mario - 28 de Diciembre de 2019 - Nota vista 1392 veces

Películas argentinas de 1911 a 1920 "Hasta después de muerta"

“Hasta Después de Muerta” es una película argentina de la época muda, en blanco y negro, de 75 minutos de duración; dirigida por Ernesto Gunche y Eduardo Martínez de la Pera sobre un guion de Florencio Parravicini basado en su propia obra teatral; que se estrenó en 1916 en el cine Callao de Buenos Aires.
Parravicini con el bebé de Elvira

El elenco estuvo integrado por Florencio Parravicini (Sofanor Garramuño); María Fernanda Ladrón de Guevara (Elvira Mero); Pedro Quartucci (Luis Rodriguez); Orfilia Rico (Abundia de Palomeque); Enrique Serrano (Gerente); Silvia Parodi (la Mucama); Argentino Gómez (Abundio Cabello) y Mariano Galé entre otros.



“Hasta Después de Muerta” es una película que por un lado sería un melodrama trágico de seducción, sacrificio y abandono; y por otro lado una comedia constumbrista de la vida diaria de sus protagonistas que conviven en una pensión y a la que otros clientes vienen a almorzar o cenar. Cabe destacar que los supuestos diálogos, van titulados entre escenas, ya que se trata de un filme mudo. La película comienza con un escrito que dice: “La Ciudad del Silencio, donde se estremece el orgullo y la ambición.

Todo un mundo de sombras y de recuerdos duerme bajo los cipreses... en cada lápida hay una historia con un nombre y una fecha. Quien pudiera leer la tragedia íntima que hay en cada persona detenida frente a una tumba”… y es un cementerio; y frente a la tumba de Elvira Mero, están un hombre y un muchachito de 12 años que coloca un ramo de flores sobre ella. A partir de esa imagen se inicia la historia, sus relaciones y su final; que son plasmados a través de un largo flashback o racconto (algo inusual para esa época en la que fue filmada) que arranca a partir de esta escena y que va develando las idas y vueltas de una chica huérfana Elvira Mero, a la que la hermana de un ejecutivo, la recomienda a su hermano para que le otorgue trabajo en su empresa, y por medio del gerente que almuerza en la pensión de Doña Abundia de Palomeque; le consiguen alojamiento y es allí donde viven un par de estudiantes de medicina que son Sofanor Garramuño y Luis Rodriguez; quienes se las rebuscan a su manera para sobrevivir mientras estudian. La joven Elvira, sencilla, simpática y de buen corazón; a la que Dola Abundia apreciará con todo su corazón; pronto se sentirá atraída por Luis Rodríguez, y decide ayudarles económicamente en forma anóni ma; pero Rodríguez, es un vividor pretencioso, que la seduce, mientras sus intenciones son casarse con la hija de uno de sus profesores el Dr. Ximenes; y se aprovecha de la bondad de Elvira para beneficio propio, causándole graves problemas, y que luego abandona dejándola embarazada.  En el relato se destaca la personalidad de Florencio Parravicini, autor del guión y actor protagónico, de esta historia que puede ser cotidiana en el mundanal desenvolvimiento de las relaciones humanas y de la vida misma, porque relata una de las tantas adversidades que se pueden sufrir en el derrotero de nuestras vidas; que pueden llegar a provocar situaciones límites, con irreparables desenlaces; que no se solucionan con el arrepentimiendo. Una historia simple, lograda con efectismo y buen desenvolvimiento de todos los intérpretes, destacándo se Orfilia Rico -afamada actriz de teatro de nacionalidad uruguaya- que aporta los momentos de humor como la dueña de la pensión; y que también integró el elenco de la película anterior de los mismos realizadores: “Nobleza Gaucha” de 1914. Según el investigador Andrés Insaurralde, esta realización se destaca como “uno de los primeros enfoques del cine nacional sobre la clase media urbana”.

Si bien los negativos y copias en nitrato 35mm se perdieron, “Hasta Después de Muerta” es el único de los tres largometrajes de ficción realizados en Argentina en 1916 del que una copia fue conservada durante décadas por el coleccionista Manuel Peña Rodríguez, quien la entregó a fines de los años 60 al Fondo Nacional de la Artes. Hacia 1971 el técnico Fernando Vigévano, realizó un internegativo en 16 mm a partir de esa copia que luego fue destruida. Con este trabajo se ajustó la velocidad de proyección y realizaron virados para las escenas nocturnas; corrigiéndose el contraste de variados intertítulos, muchos de los cua les resultaban ilegibles. Este internegativo se conserva actualmente en el Museo del Cine.

La pueden ver en Internet, está en un Youtube de libre acceso al que se llega colocando solamente el título “Hasta Después de Muerta” en google y está musicalizada, siendo los compositores y productores de la música Fernanda Kabusaki en guitarra electrica y Matías Mango en teclado.

A lo largo de los modernizados créditos finales se puede leer quienes colaboraron en la restauración y quienes eran las autoridades del Museo del Cine Pablo C. Ducros Hicken; y del Instituto Nacional de Cine y Audiovisuales; y del Gobierno de la ciudad de Buenos Aires con fecha final año 2009.

Es una muy buena película que no defrauda, divertida en parte y muy emotiva sobre el tercio final del relato que agrada plenamente.

Contenido Relacionado