APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Interés General

29 de Noviembre de 2019 - Nota vista 807 veces

Tras el robo del candelabro, Zabaleta destaca lo positivo que surgió de la situación

Robaron este martes por la noche un candelabro de la Parroquia Nuestra Señora de Pompeya, el párroco José Zabaleta manifestó para EL HERALDO que por motivo de la celebración de las Confirmaciones se encontraba adornado de una manera especial el lugar con esos candelabros.

Este objeto junto a otros más a los que el párroco se refirió como “históricos para nuestra parroquia” quedaron colocados y alguien los robó sin ser visto.

 “Se hizo una campaña de concientización por redes sociales, medios y a la noche del miércoles apareció un matrimonio con dos chiquitos, nos contaron que se dedican a comprar antigüedades y que en el local se encontraba a cargo su hijo quien compró el objeto, cuando llegó el matrimonio y lo vieron enseguida notaron que sería una pieza que sospechaban que era de un cementerio o algo parecido”, relató el sacerdote.

 La familia escuchó la noticia sobre el candelabro robado en la parroquia y lo devolvieron, “incluso le ofrecimos el importe que ellos pagaron, pero no lo aceptaron, así que fue un gesto muy lindo”.

El párroco destacó que es bueno quedarse con lo positivo, “las cosas que suceden cuando todos nos unimos, los medios de difusión, la comunidad y esta familia que con mucha honestidad y generosidad lo regresó a su lugar. Un pequeño episodio doloroso se convirtió en un gesto de solidaridad”.

En relación a la denuncia contó que se realizó como corresponde, pero no se sabe nada del autor por el momento, “es más yo creo que el que fue a vender el candelabro no habrá sido la misma persona que lo robó”.

“Ahora estamos en campaña juntando para ver si podemos poner cámaras acá en el frente para por lo menos saber quién nos está robando”, trayendo a colación que cada tanto sufren un robo.

“Así que a los que quieran colaborar y puedan, por supuesto que toda colaboración va a ayudar para por lo menos tener cámaras en el frente, tanto del templo como del patio, y captar la gente que entra y sale”, dijo el padre Zabaleta.

Contenido Relacionado