APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Interés General

19 de Noviembre de 2019 - Nota vista 437 veces

Cuidadores de la Casa Común, un programa con reconocimiento dentro y fuera de la provincia

El tallerista del programa Cuidadores de la Casa Común, Luis Alberto “Cosita” Romero, recibió la distinción Poliedro de la Paz de la Comisión Episcopal Argentina. Durante estos años la tarea de los Cuidadores en Entre Ríos creció y es reconocida dentro y fuera de la provincia.

Cuidadores de la Casa Común es un programa que nace en Argentina a finales de 2015 en respuesta a la Carta Encíclica Laudato Sí del Papa Francisco, y es coordinado a nivel nacional por el Obispo de Lomas de Zamora, Monseñor Jorge Lugones.

En Entre Ríos, desde 2016 Cuidadores de la Casa Común se convirtió en una política de Estado que se puso en marcha desde el Ministerio de Desarrollo Social, conducido por Laura Stratta y hoy es la única provincia argentina en la que su implementación se institucionalizó como parte de las acciones programáticas que se llevan adelante en el marco de las estrategias de fortalecimiento de la Economía Social.

Su objetivo es promover el proceso de inserción socio-laboral de jóvenes en situación de vulnerabilidad, brindando capacitación, acompañamiento y contención para la realización de proyectos laborales sustentables, promoviendo el desarrollo personal, la construcción de lazos comunitarios y el cuidado del planeta.

El programa se implementa en diversas localidades de Entre Ríos, tales como Villaguay, Victoria, Cerrito, Santa Elena, Gualeguaychú, Concordia y Paraná.

La Comisión Nacional de Justicia y Paz de la Comisión Episcopal Argentina, destacó la trayectoria del cuidador de la Casa Común, Luis Alberto “Cosita” Romero, con el premio Poliedro de la Paz en reconocimiento al trabajo que realiza.

Romero que forma parte del programa en Paraná, en el marco de un proyecto que tiene como objetivo revalorizar el borde costero a través del fomento del ecoturismo. “El Ministerio de Desarrollo Social me invitó a participar hace unos años, al comienzo del programa Cuidadores de la Casa Común con el fin de concientizar y sensibilizar a los jóvenes que participan de Cuidadores de los temas ambientales, así que pasamos directamente a trabajar sobre el territorio”, contó Romero y detalló: “En los humedales del río Paraná estamos llevando a cabo un emprendimiento de turismo comunitario donde podemos descubrir la naturaleza, es una belleza imponente y frágil, que deja sorprendido a la gente que nos visita, porque se expresa con sus lagunas, su vegetación, su flora y su fauna.

 Nosotros queremos transformar una realidad, estamos soñando un proyecto de turismo comunitario que mejore la calidad de vida de nuestros vecinos de Paraná”.

Cabe recordar que la experiencia de trabajo que desarrollan los Cuidadores junto a Luis “Cosita” Romero en la capital provincial fue visitada por Monseñor Jorge Lugones en septiembre de este año, en el marco de su llegada a la ciudad para inaugurar el encuentro Repensando la Economía, que también contó con el acompañamiento del gobierno provincial.

En ese marco, el gobernador Gustavo Bordet, quien participó junto a la ministra de Desarrollo Social, Laura Stratta de un encuentro con Lugones, monseñor Jorge Eduardo Scheinig, obispo titular de Ita y auxiliar de Mercedes Luján y monseñor Juan Alberto Puiggari, arzobispo de Paraná, destacó la tarea que se viene articulando.

“Para nosotros la economía social ha tenido una importancia determinante en nuestra gestión”, afirmó entonces y añadió: “La economía social, es lo que nos acerca y lo que nos tiene que ocupar a quienes tenemos acciones de gobierno para resolver estos problemas, es la economía de todos los días la que está en cada barrio, calle, ciudad, y tenemos que trabajar porque hay que tender lazos solidarios, puentes de unión en momentos en que los argentinos y entrerrianos necesitamos no caer en falsas antinomias que dividen a la sociedad y necesitamos estos puentes de los que habla el Papa Francisco, tender puentes; esto ha sido una constante en nuestra gestión”, destacó. En ese marco, indicó que junto a la ministra Stratta desde el inicio de gestión tomaron el desafío de “universalizar las políticas públicas”.

Asimismo destacó que durante la gestión asumió la responsabilidad de trabajar con todas las instituciones y que “la Iglesia ha tenido en nuestra provincia, al menos en lo que a mí me toca habiendo sido intendente en mi ciudad y también ahora siendo gobernador, un acompañamiento permanente, máxime aún en momentos de crisis que es donde hay que poner además de los recursos naturales ese fuerte apoyo espiritual que la Iglesia nos brinda”.

Al respecto la titular de la cartera social, Laura Stratta, reconoció “el compromiso y entrega” de “Cosita” Romero quien, “no dudó en sumarse a este proyecto”, dijo. Asimismo, destacó: “Cuidadores de la Casa Común es un programa muy querido para nosotros, porque cuando desde otros lugares se plantea el discurso del individualismo y el sálvese quien pueda desde el gobierno provincial, construimos el camino inverso y trabajamos muchísimo para promover los lazos cooperativos y solidarios, la participación y generar oportunidades. Con esos valores convocamos a muchos jóvenes de la provincia que fueron transitando este camino y apropiándose de este programa, para transformar la realidad que nos golpea e interpela. Desde el inicio de gestión, junto al gobernador Gustavo Bordet, venimos construyendo un Estado presente, que articula con las organizaciones e instituciones sociales para fortalecer el entramado social y llegar a los sectores más vulnerables”.

Un programa que crece

El programa se inspira en la Carta Encíclica Laudato Sí del Papa Francisco – Sobre el cuidado de la Casa Común - cuya principal motivación nace de la apuesta por superar la cultura del descarte desde los propios “descartados y descartadas” reconociendo, como lo señala el Papa, la íntima relación entre los pobres y la fragilidad del planeta desde una convicción de que en el mundo todo está conectado.

La Encíclica hace un explícito el llamado a “un desafío urgente de proteger nuestra casa común”, lo que incluye: “Unir a toda la familia humana en la búsqueda de un desarrollo sostenible e integral”.

A través del programa, se propone desarrollar y capitalizar los conocimientos en oficios u otras actividades emprendidas por entrerrianos con intenciones de hacer sostenible un proyecto personal que permita incrementar sus ingresos y mejorar su calidad de vida. Pero además, busca estimular y generar estrategias laborales que apunten a la inclusión social y la promoción integral de las personas, brindando espacios de protagonismo que les permita a través de sus proyectos contribuir al cuidado del planeta, replicando y reafirmando entre otros los principios y valores pregonados por la economía social.

En Entre Ríos la población objetivo son personas mayores de 18 años de la provincia de Entre Ríos que se encuentran en situación de alta vulnerabilidad social y para su implementación desde el gobierno provincial se han invertido más de 13 millones de pesos desde su puesta en marcha.

El programa, que inició en algunas localidades, luego se fue expandiendo e incorporando a más jóvenes a trabajar por el cuidado de la naturaleza, generando proyectos productivos que les permitan un trabajo digno.

Contenido Relacionado