APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Interés General

14 de Noviembre de 2019 - Nota vista 1545 veces

La “Noche de los Cristales”

Nosotros morimos tres veces. La primera en nuestra carne, la segunda en el corazón de aquellos que nos sobreviven y la tercera en sus memorias, que es la última tumba y la más glacial”. Comunidad Wayúu (Península de Guajira)

Persecuciones, matanzas, sinagogas quemadas, comercios destruidos, judíos asesinados, miles de personas enviadas a los campos de concentración: la noche de los Cristales Rotos fue la masacre que daría comienzo al horror vivido en Alemania en aquel noviembre del año 1938.

Más de treinta mil ciudadanos fueron reportados a los campos de concentración. La destrucción masiva agravó la situación inundando en la desesperación los barrios alemanes que, con el tiempo, quedaron en la desolación total. Las intenciones del gobierno nazi seguían reforzando su cometido: esa noche fría estallaron los cristales y los judíos fueron apaleados en las calles, asesinados, saqueados y destruidos en cuerpo y alma.

¿Qué posibilidades cabían de que el antisemitismo terminara de una vez? Estos sucesos fueron noticias a nivel mundial y provocaron un escándalo creando la posibilidad de que algunas naciones comenzaran a aceptar refugiados de Alemania, pero ¿por qué no tuvo resultados?

“Serían las tres o cuatro de la mañana cuando súbitamente me vi arrancado del sueño por un sonido de vidrio y vajilla destrozados (…) Ahora el miedo se torna en algo vivo, miedo por la vida y por la seguridad de mis padres, que representaban mi propia seguridad.

‘‘Era como ahogarse. Permanecí sentada, entumecida y conmocionada, mirando sin emitir sonido cómo las hachas volaban hacia la madera crujiente de los muebles…

‘‘El mobiliario fue destrozado, viejas mesas y sillas de roble y de nogal quedaron sin patas, las alfombras rajadas, las cortinas arrancadas, las maderas del piso hechas astillas y muchas ventanas destrozadas, con la fría y negra noche entrando como en tropel. Todo había sido muy bien organizado…”, palabras de Hannele Zurndorfer, niña de 11 años (Alemania).

El hostigamiento siguió su curso como un río furioso que no puede ser atravesado. A partir de ese día se prohibía la reapertura de negocios de propiedad judía. A partir de ese día la vida de muchas personas se haría mucho más difícil.

La sensibilidad ante temas contundentes debe ser perpetuada para no olvidar la persecución que vivenciaron hace varios años atrás miles de personas. Debemos recordar, adquirir conocimiento sobre lo que pasó en la historia y debemos HACER algo con eso que aprendemos.

El mundo necesita extinguir el racismo, la xenofobia, la discriminación, el hostigamiento en todos los ámbitos. Cada uno puede aportar su granito para mejorar las actitudes y convicciones que beneficien la convivencia pacífica. En definitiva: educar en valores no será suficiente, pero será un factor radical para entender la complejidad de factores y encaminarnos en un mundo mejor.

Bibliografía consultada:

Prof. Diana Palma, Egresada de Yad Vashem, Escuela Internacional para el estudio del Holocausto, Jerusalén, Israel

Apuntes del Seminario internacional – Yad Vashem (2015)

Tatelbaum, I. (2014): A través de nuestros ojos, Yad Vashem, Escuela Internacional para el Estudio del Holocausto. 

Contenido Relacionado