APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Policiales

23 de Septiembre de 2019 - Nota vista 1569 veces

Nene de 8 años se tiró de un noveno piso para evitar más palizas de sus padres

Anton, no soportaba la violencia física. Murió en el acto al impactar contra el suelo. Los padres, luego de declarar a la policía que le pegaban habitualmente “porque se portaba mal”, huyeron de la ciudad donde vivían, en Ucrania.

Los hechos sucedieron el 23 de agosto último cuando Anton hacía un rato que había llegado de la escuela. Una vez en el departamento, sus padres lo retaron a gritos porque tenía la ropa rota, y luego empezaron a golpearlo con furia. Todo fue escuchado por los vecinos que no hicieron nada por el nene.

Después de la terrible paliza se escucharon varios pasos rápidos de Anton, que iba corriendo por el piso y “luego hubo un ruido seco, horrible, en el exterior del edificio”, declaró un vecino.

Zhanna, una vecina de la planta baja, explicó que espió por la ventana y vio al pequeño Anton en el suelo. “Vi a los padres que bajaron corriendo por las escaleras para ver al niño que yacía en el suelo”, declaró.

La mujer llamó a una ambulancia y a la policía pero ya no pudieron hacer nada para salvarle la vida. De hecho, según el resultado de la autopsia, Anton cayó de cabeza y murió en el momento del impacto.

Los padres del niño fueron interrogados por la policía y admitieron haber agredido a su hijo en muchas ocasiones “porque se portaba mal”.

Pocos días después la pareja alquiló su piso y se marchó de la ciudad de Enerhodar. La policía intenta localizar a los padres de Anton que podrían ser condenados a cinco años de cárcel. Poca pena para dos criminales de su tipo.

Fuente: Daily Mail y 20 Minutos.

Contenido Relacionado