APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Interés General

3 de Septiembre de 2019 - Nota vista 562 veces

Dorian se cobró la primera muerte y advierten que las víctimas aumentarían

El canciller de Bahamas informó que disponen de noticias sobre numerosos cuerpos flotando en las calles inundadas tras el paso del huracán Dorian por las Islas Ábaco. Hasta el momento se confirmó la muerte de un niño de 7 años.

En su testimonio, Darren Henfield declaró: “Tenemos informes de cuerpos vistos, pero no podemos confirmar esos datos hasta que salgamos y los veamos”, indicó Henfield en declaraciones a la cadena televisiva ZNS.

También sostuvo que los daños reportados en las Islas Ábaco fueron catastróficos, pero que habrá que esperar a que mejoren las condiciones para comprobar sobre el terreno cuál es el verdadero estado de situación.

Hasta el momento, se confirmó la muerte de un niño de siete años. De acuerdo a la cadena de televisión Eyewitness news y el diario digital Bahamas Press, Lachino McIntosh murió ahogado por la fuerte subida de las aguas en Islas Ábaco por el paso del ciclón, mientras que su hermana está desaparecida.

Henfield transmitió a los ciudadanos que no es seguro aún salir a las calles en las Islas Ábaco.

Hay líneas eléctricas caídas y árboles derribados, y los equipos de rescate se están trasladando a las zonas donde hay información de personas que permanecen en peligro. El huracán avanza muy lentamente hacia las costas de Florida y aún no abandonó el archipiélago de Bahamas, donde tomó categoría 5 según la escala Saffir-Simpson con vientos que llegaron, este domingo, hasta 295 km/h, para reducir a categoría 4 con vientos sostenidos de 250 km/h. El jefe de la Policía de Gran Bahama, Samuel Butler, pidió mantener la calma hasta que pase la tormenta y las autoridades evalúen qué medidas adoptar. En las imágenes difundidas por habitantes de las Ábaco, los daños del huracán son visibles en autos y casas de las que solo se observan los tejados sumergidos debido a las inundaciones que han convertido las calles en ríos torrentosos. Y este cuadro se agrava con vientos que han soplado con velocidades de hasta 350 kilómetros por hora. En las Ábaco la destrucción fue total y buena parte del territorio quedó completamente inundado, a lo que se sumó la dificultad de rescatar a cientos de personas que no hicieron caso a la petición del gobierno de abandonar las áreas costeras potencialmente más vulnerables.

Contenido Relacionado