APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Sociales

15 de Julio de 2019 - Nota vista 2143 veces

Agradecen a Dios, “él fue quien nos salvó la vida en ese momento, no hay otra explicación”

Los estudiantes accidentados fueron dados de alta, el chico enfrenta una recuperación por una fisura en la primera vértebra cervical. EL HERALDO, dialogó con Alan Mesitrano. Contó su versión y detalles de lo sucedido en el accidente de tránsito este jueves en Chajarí.

Tanto Alan como Celina son muy creyentes y aseguran que están vivos por obra de Dios. Tienen 21 años, están en pareja hace seis años y estudian odontología en Corrientes Capital, este jueves 11 de julio sufrieron un accidente en la Autovía Gervasio Artigas km 321, los jóvenes se incrustaron con un Corsa Clasic bajo el acopado de un camión atravesado en los carriles Norte- Sur.


“Por el golpe que tuve en la cabeza perdí el conocimiento, mi novia me despertó y me ayudó a salir por la puerta de la derecha, porque por mi lado no se podía, relató el joven y agregó, la verdad es que no entiendo cómo se fueron los asientos para atrás y nunca lo voy a entender porque no hay lógica… fue un milagro, eso nos salvó de no ser descuartizados”, contó Alan.


“Escuchábamos a una señora que fue la que luego nos ayudó y prestó el teléfono para llamar a casa, que le decía al marido –no, no quiero ver eso- claro ellos pensaban que estábamos aplastados o muy mal y no quería mirar (…) pero nosotros salimos caminando”, relataron entre los dos.


EL MILAGRO DE LOS ASIENTOS


Ante la consulta sobre si tuvieron tiempo de agacharse dijeron, “no, no nos agachamos ni nada, los asientos se hicieron hacia atrás y algo nos pasó por encima” por como fue el choque suponemos que fue el acoplado del camión que por los cálculos les pasó a la altura del tablero del Corsa.


“El milagro de los asientos fue lo que nos salvó, no te puedo explicar cómo, pero se fueron para atrás, se quebraron los dos juntos totalmente hacia atrás y 

nosotros habremos quedado en ese mínimo espacio que quedaba”, reflexiona Alan.


DIOS ESTUVO CON NOSOTROS


“Yo oré desde que salimos del auto, recuerdo imágenes, lo miraba a él, a mi perrita caniche en brazos, buscaba a sasha (su otra perra que huyó) y pedía… no dejé de orar nunca, acá en el hospital con mi mamá también volvimos a rezar juntas -dijo Celina uniéndose a la conversación- a mí nadie me va a sacar esa sensación que sentí, algo me dio las fuerzas para despertarlo, algo nos tiró los asientos para atrás, no era nuestro momento… yo estaba descalza, recuerdo abracé fuerte a mi caniche y como pude me coloqué las Crocs, cuando metí los pies y estaban llenas de vidrio, pero me las puse como pude… se me clavaban los vidrios y empecé a salir, lo ayude a él y nos fuimos caminando”.


Luego de que sus padres visitaron la escena del accidente y analizaron el automóvil, sumado a lo que pueden recordar dijeron, “el camión nos pasaba a la altura del tablero del auto, eso nos daba en el pecho, si no se iban los asientos hacia atrás nos cortaba al medio”, concluyen.


AGRADECIDOS


Estamos muy agradecidos a los médicos, la gente de la ambulancia, nos trataron muy bien, se ocuparon de nosotros mientras estuvimos solos (se refieren al hospital de Chajarí), nos acompañaron, “me estaban sacando un vidrio del pie y escuché la voz de mi papá (…) era lo que necesitaba (...) Agradecidos a la señora que nos prestó el teléfono para llamar a mamá, encima no teníamos celulares y no recordábamos los números, llamé mil veces al fijo hasta que atendieron y así pudimos avisar”, relataron los chicos que hace un año que hacen el mismo camino y que jamás se hubieran imaginado una cosa así.


Por último supimos que se inició una causa judicial, el camionero estuvo detenido por unas 4 horas y fue liberado, cuando se confirmó que los jóvenes sobrevivieron al siniestro.


Confirmaron que las familias iniciarán acciones legales en contra de la empresa “él cruzó por un camino clandestino y semejante camión lo atravesó de punta a punta en el carril contrario, según lo que dijo se le había apagado porque las ruedas se habían trabado y tarda en volver a prender, pero algo tendría que haber hecho, para esas cosas supongo que es obligatorio tener balizas portátiles, una linterna algo, si veíamos una luz nosotros íbamos a frenar o bajar la velocidad, aparte ni siquiera vino a ayudarnos a salir del auto como cualquier ser humano hubiera hecho”, relataron indignados, a su vez confirmaron que hay testigos dispuestos a declarar lo que vieron y cómo sucedieron las cosas.

Contenido Relacionado