APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Salud

12 de Marzo de 2019 - Nota vista 589 veces

Iosper: la salud no tiene precio, pero tiene un costo

Los integrantes del Directorio Obrero del Instituto de Obra Social de la Provincia de Entre Ríos (Iosper) analizan un proyecto de Ley que contemple la creación de un Fondo para enfermedades catastróficas y tecnologías emergentes, debido a que “el sistema de financiamiento del actual esquema se acerca a una situación extrema por la reducción del poder adquisitivo de los trabajadores y de la población en general, lo que genera mayor demanda a la Obra Social y al Hospital Público”.

El Directorio aseguró que “a esa situación se debe agregar el incremento inflacionario en salud, que es mayor que la inflación general: el aumento del dólar, al que el sector por sus características, suma la desfinanciación de los salarios, de donde provienen los ingresos, y queda totalmente rezagado”. El presidente de Iosper, Fernando Cañete, recordó que “en julio de 2016, el costo de la cápita nacional del Gasto Catastrófico en Salud (GCS), rondaba los 55,5 dólares a la cotización de ese momento, que era de 15,0125 pesos. Entonces, la cápita estaba valuada en 833,19 pesos, pero ahora, con el dólar a 42 pesos, se eleva a 2.331 pesos, lo que refleja un incremento de casi un 280 por ciento”.

En tanto, el director por los Activos del Poder Ejecutivo, Fabián Monzón, integrante de la paritaria provincial, expresó que “la fuente de financiamiento de Iosper es el aporte y la contribución patronal que surge de los salarios de los empleados públicos. El período de julio de 2016 a diciembre 2018, arroja un ajuste salarial de 66,5 por ciento, por lo que es imposible no debatir este tema. Debemos alertar sobre esta situación ya que no es posible sostener e impulsar iniciativas pensando que no se brinda mayor cobertura por caprichos o voluntad; Iosper debe brindar servicios a todos los afiliados, hasta el que necesita por única vez en años un antibiótico común.

Sin embargo, la reducción porcentual del déficit de la obra social garantiza a los prestadores que recibirán la compensación económica por sus servicios, lo que hace que el trabajador se interne tranquilo; pero si de distintos lados pretenden sacar mayores beneficios, en desmedro del resto, estamos complicados. El denominado bienestar general no se contempla”. El director representante de Activos y Pasivos de la Policía de Entre Ríos, Fermín Beltzer, argumentó que Iosper es una de las Obras Sociales con menores aportes porcentuales sobre el salario de todo el país. “En promedio, comparado con las provinciales, un 40 por ciento menos y esa diferencia es mayor si se considera a las obras sociales sindicales; pero cuando vas a comprar un medicamento, a acordar valores de una internación o comprar una prótesis, no bajan el precio porque es Iosper. Sin embargo, recibís menos aportes, e instalan un precio de base para discutir rebajas igual que al resto y esto para muchos pasa desapercibido”.

El vicepresidente del organismo, representante de los Jubilados y Pensionados provinciales, Ricardo Bertonchini, se refirió al proyecto en cuestión y señaló que “se apunta a las enfermedades catastróficas, que son el conjunto de prestaciones, insumos y otros cuidados de salud, más o menos prolongados en el tiempo, que impactan de forma considerable sobre la economía de las instituciones o las personas que deban financiarlas, y cuya composición se divide en tres grupos principales: 63 por ciento medicación de alto costo; discapacidad, 34 por ciento y trasplantes, tres por ciento.”


Contenido Relacionado