APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Política

16 de Enero de 2019 - Nota vista 655 veces

“Hoy no tenemos cientos de familias evacuadas porque hay políticas públicas que están transformando la realidad"

La presidenta del Instituto de Tierras y Viviendas del municipio Marina Peñaloza le presentó al intendente Enrique Cresto un informe comparativo que remarca la importancia de las políticas públicas de relocalización de familias afectadas por las inundaciones que el gobierno local impulsó desde la creciente de 2015/2016.

“En esta gestión hay un trabajo planificado y a largo plazo para avanzar en la erradicación de las zonas inundables”, señaló Peñaloza. “Desde la inundación de diciembre del 2015, el intendente Cresto lleva adelante un trabajo articulado con el Gobierno Provincial y el Gobierno Nacional, con el objetivo de consolidar soluciones a largo plazo ante la problemática de las crecientes del río Uruguay”, dijo.



“Para el intendente este tema es prioridad en su agenda de gobierno. Por eso se llevaron adelante gestiones junto al gobernador Gustavo Bordet, el ministro del Interior Rogelio Frigerio y el gobierno Nacional que permitieron sentar las bases de un cambio profundo, concretando en muy poco tiempo las primeras 100 viviendas en el barrio Agua Patito, donde trasladamos a las primeras familias y las 250 viviendas de madera de alta prestación que se están construyendo actualmente en la misma zona. Se trabajó con mucha responsabilidad en el traslado de la gente y el control de los espacios inundables para que no vuelvan a ocuparse estos sectores de la ciudad que históricamente son los más afectados por las inundaciones”, sintetizó la funcionaria.



Al respecto, Peñaloza puso en primer plano “el trabajo en equipo entre diferentes organismos del Estado” y “la creación del Consejo de Relocalización”, integrado por representantes de las distintas fuerzas políticas e instituciones de la ciudad que participan activamente de las definiciones que se aplican en este sentido.



“Hay un trabajo ordenado y planificado”, dijo la arquitecta, “están hechos los censos, se sabe cuáles son las familias y donde están ubicadas, lo que permite definir prioridades y detectar la presencia de “nuevos inundados” que intentan establecerse en lugares que estamos tratando de despejar definitivamente para que no haya más damnificados cada vez que crece el río”, enfatizó.



“En la zona del arroyo Manzores, por ejemplo, esto ha permitido que junto al Gobierno Provincial se comience con la segunda etapa de saneamiento del arroyo”, citó la funcionaria, “hay obras que se pueden encarar porque hay un trabajo previo que tiene que ver precisamente con la relocalización de familias de zonas inundables”, agregó.



“Precisamente por este trabajo que se viene realizando con la relocalización de familias el impacto de la creciente hoy es menor”, puntualizó Peñaloza, “por supuesto que el tema es preocupante y el intendente está abocado a la atención y asistencia a las familias afectadas por la creciente. Pero si no se hubiese hecho todo lo que se hizo el esfuerzo en recursos humanos y económicos en esta creciente hubiera sido mucho mayor, con las consecuencias que esto conlleva para toda la ciudad. Con los niveles del río que se registran en estos días hoy tendríamos alrededor de 200 familias evacuadas. Esto no pasa porque hay políticas públicas que están transformando la realidad”, concluyó.

Contenido Relacionado