APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Interés General

2 de Enero de 2019 - Nota vista 349 veces

Ren Zhengfei, un militar retirado y multimillonario

Atesora una fortuna estimada en unos 2.990 millones de euros y, como otros magnates de China, pertenece al Partido Comunista.

Tras licenciarse del Ejército chino, Ren Zhengfei fundó Huawei con unos 3.000 euros en 1987 en la ciudad de Shenzhen, donde al principio actuaba como agente de ventas para una empresa que fabricaba equipos de comunicaciones en la vecina Hong Kong, entonces colonia británica. Frente a las sospechas de que el régimen está detrás, la compañía insiste en su carácter privado y asegura que su presidente-fundador solo tiene poco más de un uno por ciento de las acciones, mientras que el resto ha sido repartido entre casi la mitad de sus 180.000 empleados. A sus 74 años, Ren Zhengfei atesora una fortuna estimada en 3.400 millones de dólares (unos 2.990 millones de euros) y, como muchos otros magnates de China, pertenece al Partido Comunista.

Aunque Ren Zhengfei ha delegado la gestión de la compañía en un consejo de dirección con presidentes rotatorios, su hija, Meng Wanzhou, ascendió hace pocos meses a una de las cuatro vicepresidencias sin perder su cargo como directora financiera. Su padre insiste en que ninguno de sus hijos le relevará al frente de la compañía, pero el nombramiento de Meng Wanzhou ha disparado todas las especulaciones como posible «heredera» de Huawei.

Nacida en 1972, también es conocida como Sabrina Meng, y no Ren, porque tomó el apellido de su madre cuando sus progenitores se divorciaron. Nada más terminar sus estudios universitarios en 1992, trabajó en el Banco de la Construcción de China antes de unirse a la empresa de su padre. Al igual que este, ha mantenido un perfil muy discreto. Pero, en las escasas entrevistas que ha concedido, ha contado que empezó desde abajo en Huawei, primero como secretaria y luego como contable, haciendo incluso de telefonista en sus inicios. Tras el Máster en Ciencia y Tecnología que cursó en la Universidad de Huazhong en 1997, volvió al departamento de contabilidad de Huawei, que ha modernizado durante su dirección desde Hong Kong.

Domicilios en Canadá

Con dos mansiones en Vancouver, valoradas en más de 16 millones de dólares (14 millones de euros) y puestas a nombre de su marido, emigró en el pasado a esta ciudad donde vive una numerosa comunidad china, la mayoría de clase alta. Aunque renunció a la residencia permanente en Canadá y regresó a China en 2009, una de sus hijas de un matrimonio anterior y la de su actual marido siguieron estudiando en Vancouver hasta 2012, según recoge el periódico de Hong Kong «South China Morning Post». Desde Vancouver, su esposo puede visitar con regularidad a otro hijo que estudia en EE.UU., donde al parecer Meng no pone el pie desde 2017 por temor a ser detenida, como así ha ocurrido finalmente.

Siguiendo una orden emitida en agosto por un tribunal de Nueva York, el fiscal pide su extradición para ser juzgada por, presuntamente, haber intentado vender material informático a Irán hace una década, cuando estaban en vigor las sanciones contra su programa nuclear. Como directora financiera de Huawei, Meng habría utilizado una empresa subsidiaria de Hong Kong, llamada Skycom, de cuyo consejo de administración formó parte entre 2008 y 2009. Acusada además de mentir sobre la unión entre Huawei y Skycom y de exponer al banco HSBC a sanciones por ocultar la operación, se enfrenta a treinta años de cárcel por cada cargo.

Contenido Relacionado