APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Interés General

8 de Octubre de 2018 - Nota vista 1905 veces

Alerta máxima en Diamante por desmoronamiento de barranca

En la mañana de este lunes, poco antes del mediodía, se produjo el primer desplazamiento de uno de los bloques de la barranca que se ubica en la zona donde se encuentra el Centro San Roque y el Cristo Pescador, distante a unas siete cuadras del casco histórico de la ciudad. Ya hay familias evacuadas.

En la madrugada del sábado 6 de octubre, personal de Defensa Civil de Diamante fue alertado por una grieta que comenzó a abrirse a la vera del río Paraná. Rápidamente se vieron obligados a conformar un Comité de Emergencia sobre la barranca que se ubica en la zona del Centro San Roque y el Cristo Pescador, distante a unas siete cuadras del casco histórico de la ciudad. 


El Comité de Emergencia conformado por Defensa Civil, bomberos y otros especialistas en la materia considera que el peligro de que continuen los derrumbes sigue siendo muy alto  y la mayor preocupación consiste en que hay gran cantidad de familias habitando la zona de riesgo que se niegan a irse de sus hogares.



"Es terrible que tengan que dejar sus hogares, pero este es un fenómeno natural", aclaró Oscar Unrein, vocero del Comando de Crisis de Diamante.



"Son 130 metros de largo de falla geológica. Toda esa falla presenta más de dos metros de longitud, en lo que ha ido cediendo el terreno", explicó el jefe de bomberos voluntarios de Diamante Matías Albornoz   a Elonce  TV y  aseguró que el terreno presenta "una inclinación con caída libre de 42 metros".



De acuerdo a lo que explicó el Bombero, con el aporte de los informes técnicos que le fueron suministrados, se está produciendo "un desnivel en la tierra, no agrietándose, sino, cediendo hacia el lado del río".



Cabe agregar que a Diamante se la conoce como la Ciudad Blanca por tener una zona muy arcillosa en el perfil de la barranca, y como consecuencia de las lluvias, el tránsito vehicular e incluso la sequía, se produce un movimiento de suelo que ocasiona el desmoronamiento y deslizamiento de las mismas. En esta ocasión, como sucediera en abril del 2016, peligran estructuras edilicias, viviendas, monumentos y espacios públicos.





Contenido Relacionado