APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Salud

27 de Septiembre de 2018 - Nota vista 852 veces

Llegó al país una nueva droga contra la obesidad y ya tiene la aprobación de Anmat

Ya fue autorizada por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología médica (ANMAT) y se vendería prontamente. El tratamiento, que se administra con un dispositivo prellenado, similar a una lapicera, tendrá un costo superior a $7000 mensuales. Esperan que lo cubra la seguridad social.

Como un aporte más para el tratamiento de la obesidad y el sobrepeso, que en el país afecta 6 de cada 10 adultos, llegó a la Argentina y ya fue autorizado por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología médica (ANMAT) una nueva droga para el tratamiento de la obesidad y el sobrepeso (cuando esté asociado a comorbilidades). Tiene el nombre genérico Liraglutida.



Se trata de un medicamento inyectable de forma subcutánea que venía utilizándose en otra dosis para la diabetes. Está indicado para adultos con índice de masa corporal (peso sobre el cuadrado de la altura) de 30 o más, o de 27 a 29 cuando existen comorbilidades, como prediabetes, diabetes tipo 2, hipertensión, dislipidemias o apneas del sueño (interrupciones de la respiración). 



Aunque aclaró que no existen ni alimentos ni medicamentos mágicos, Mónica Katz, directora del posgrado en Nutrición de la Universidad Favaloro, consideró que se trata de "una muy buena noticia", porque existe una necesidad insatisfecha en el tratamiento de la obesidad: "¿Qué hacemos con aquellos a los que no les alcanzan los cambios en el estilo de vida?", se preguntó.



La droga, que produce sensación de saciedad, demostró en ensayos clínicos beneficios significativos y sostenidos en la reducción de peso corporal, al indicarse junto a una dieta sana reducida en calorías y actividad física regular.



Según Katz, que presentó los resultados de los estudios clínicos realizados en 5800 individuos de 28 países, la prescripción de esta droga debe estar a cargo de un especialista y sumarse a un estilo de vida saludable, con alimentación equilibrada y actividad física. "Es el primer análogo de GLP-1 (hormona que otorga saciedad) aprobado para el tratamiento y control del peso -afirmó-. A los tres años, el total de los participantes mostró un descenso de alrededor del 6% en promedio, y en el 80% descendió el riesgo de diabetes tipo 2".

Contenido Relacionado