APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Interés General

11 de Septiembre de 2018 - Nota vista 735 veces

Padre reclama al IOSPER la medicación para su hija

Roque Roballo contó a El Heraldo la “desesperante situación” que está viviendo con el estado de salud de su hija Siomara, de 24 años de edad.

Roballo es empleado del estado y recibe del Instituto Obra Social de la Provincia de Entre Ríos (Iosper), “la medicación que ella (su hija) utiliza todos los meses; una medicación costosísima, que el Iosper en su momento me la ‘regateó’ por lo que tuve que recurrir a la justicia; hice un recurso de amparo, salió favorable y el Iosper me tiene que proveer el traslado al Hospital Garrahan, donde la hacen tratar a ella y la medicación.



“Hace dos meses que el Iosper me está entregando fuera de término; el mes pasado llegó tarde, este mes todavía no me entregó parte de la medicación que es fundamental para que ella respire”, enfatiza el padre de la joven; además, explica que son “ampollas con las que ella se nebuliza y que la llevaron desde el viernes que no recibe la medicación a estar postrada en la cama, no puede levantarse ni siquiera al baño”.



La joven está “luchando hace muchísimos años con una hipertensión pulmonar severa, en este momento en un grado avanzado, la única salida que tiene es un trasplante de pulmones y de corazón, pero por su estado de salud no es aconsejable que entre a un quirófano”, cuenta su padre. “Mi hija no resistiría una anestesia ni de 20 minutos”, agrega Roballo.



“Yo hago el pedido de la medicación acá, ellos lo elevan directamente a Paraná y de allá lo envían”, cuenta quien es empleado del Consejo de Educación. “Yo acá hablé con la delegada, la señora Olga Debona, hablé con el director del Iosper en Paraná, el señor Fabián Monzón, con ellos estoy hablando desde el miércoles de la semana pasada y me dicen que la medicación tuvo un problema administrativo, que el Iosper trabaja de otra manera, la cuestión es que la medicación nunca llegó”, relata Roballo.



“El viernes me colgaron los teléfonos, pasó todo el fin de semana, sabiendo que ella se quedaba sin medicación y nadie me llamó, ni me respondió”, agregó; pero explicó que este lunes “fui nuevamente a la delegación, me dijeron que ya habían hecho la nueva receta y que, con suerte, la medicación podría llegar entre jueves o viernes”.



Consultado de cómo conseguir la medicación si no fuera por el Iosper, Roballo cuenta que “es imposible conseguirla porque es una medicación poderosa de tratamiento oncológico”.



“Ella consume seis cajas por mes, de 30 ampollas cada una; en su momento hace dos años atrás, rondaba los 400 dólares la caja”, finaliza el padre de Siomara. 

Contenido Relacionado