APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Opinión

La postura del vicario del obispo - 19 de Junio de 2018 - Nota vista 1939 veces

Aborto: “Estoy en contra porque la ciencia lo dice claramente”

Respecto a la ley de despenalización del aborto tuvimos una entrevista con Alfonso Frank, Rector del Instituto de Profesorado “Concordia”, Sacerdote y Vicario General de la diócesis, quien explica los fundamentos por los cuales se encuentra en contra y además deja un mensaje a la comunidad cristiana.

Nos recibe en el despacho de la institución educativa donde comenta que está enterado sobre la campaña que se hizo a favor del aborto y presenta su indudable postura en contra, aunque con una precisión de datos científicos sorprendente.

De este modo comienza diciendo “que piensa que el problema es la falta de conocimiento real desde la biología y la genética, optando por una mirada cientificista”.

“Basta estudiar cualquier manual y está muy claro que desde el momento de la fecundación se producen nuevos genomas, ¿cómo se produce eso? Tanto la gameta masculina (espermatozoide) como la femenina (óvulo) forman 46 cromosomas, que caracterizan a la especie humana”.

Frank, sigue con la explicación del proceso de desprendimiento de cromosomas durante la maduración de lo que ya es considerado vida: “lo cual quiere decir que hay una finalidad entre las dos gametas de formar un nuevo genoma, con toda su carga genética completa, padre y madre”, agrega, “a partir de esa primera célula nosotros tenemos todo el programa de ese individuo, que comienza a autoconstruirse, o sea es ya un ser autónomo independiente”.

Siempre conforme a su postura continúa relatando que se construye a base de fases perfectamente planificadas, “es como un programa fijo”, aclara, “la madre científicamente le brinda calor y nutrientes porque él se construye a sí mismo, y tanto es así que cuando el óvulo ya está fecundado va mandando mensajes al cerebro de la madre para que inhiba su sistema inmunológico y no rechace a este ser extraño que se va a anidar en el útero”.

Lo que resume en que la base científica dice que la vida humana comienza con la fecundación, a partir de ese momento es un organismo autónomo, único e irrepetible y la combinación genética no va a ser idéntica ni en cientos de miles de millones.

En términos simples Alfonso pone en comparación con una semilla, que tienen ya su carga genética y comienza a desarrollarse desde adentro.


Factores detrás de los poderes 

“La base de todas las constituciones es la genética, asegura, y en el fondo reconocen que la vida humana comienza con la fecundación. Lo dice nuestra constitución, pero también las grandes constituciones internacionales, el Pacto de José de Costa Rica; inclusive en Europa hace unos años cuando se comenzó a plantear el tema de la experimentación sobre embriones, los gobiernos tanto en Alemania como Italia, han construido comisiones científicas para estudiar sobre el tema y todas concluyen en que muchas veces intervienen intereses ya sean económicos, ideológicos, políticos o de cualquier índole que quieren modificar los datos científicos”, pronuncia en convencimiento absoluto.

Ratificando su postura

“Evidentemente estoy en contra del aborto, el engaño está en que se suele presentar como oposición al aborto la cuestión religiosa y no lo es. La teología defiende esto, pero no como un dogma (una creencia) sino por una realidad científica, porque en eso se basa el derecho humano.

 Si nosotros no aceptamos esa condición inamovible no hay derecho humano posible, porque entonces todo queda sujeto a los parlamentos y los intereses ideológicos, políticos son los que tomarán la decisión de quien vive o no”.

Además analiza que desde esa postura tampoco tiene derecho a vivir un anciano, un discapacitado considerándolos un gasto a la sociedad. “Es el famoso argumento del nazismo” dice el padre.

“Por más que el aborto sea legal sigue siendo un atentado contra la realidad de un ser humano que, todavía no se ha desarrollado, pero existe”, comenta.

Sobre la violencia que genera este tema en  la sociedad 

Desde los movimientos pro vida, incluso movimientos católicos se ha generado en un debate que en algunos casos derivan rápidamente en los insultos o acusaciones con tintes violentos, por lo que el padre Frank dice: “si entran en esa actitud quedan totalmente desacertados porque nosotros como creyentes, como cristianos, tenemos que basarnos en la carta del primer apóstol San Pedro _“ustedes estén siempre preparados para dar razón de lo que ustedes obtienen y es con claridad y respeto”_, entonces como misión profética tenemos que respetar en última instancia la dignidad de la persona humana que está basado en una realidad natural, pero hacerlo desde los derechos humanos que es expresar nuestra opinión”.

A los creyentes

De algún modo aconseja a la comunidad cristiana diciendo: “de ninguna manera puedo aprobar que, por ejemplo, hagan manifestaciones delante del congreso luchando en contra como si fuese una lucha entre dos facciones porque se transforman en tan fanáticos como los otros”.

La base fundamental es el respeto a todos, hay que respetar a los que opinan a favor del aborto, “lo que nosotros tenemos es la obligación de clarificar, las ideas y posturas, pero no atacando a las personas”.   

Contenido Relacionado