APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Policiales

16 de Junio de 2018 - Nota vista 1703 veces

Condenaron a más de seis años de cárcel a la mujer acusada de varios robos

Se trata de la mujer que junto a su pareja, había robado una zapatería en mayo. Ella ya cumplía con una condena de prisión domiciliaria por la venta de drogas.

En los Tribunales de Gualeguaychú se definió el futuro de María Laura De Asís y Luciano Martín Lascours, ambos detenidos por el robo cometido en la madrugada del 15 de mayo en el comercio situado en San Martín y Maipú.

Ese día, Lascours trepó por las rejas de la ventana de una casa situada sobre Maipú y accedió a los techos. Desde allí caminó hasta la esquina y logró levantar una chapa del techo que le permitió acceder al comercio. Una vez dentro, y mientras De Asís hacía "de campana" en el exterior, sustrajo cuatro docenas de alpargatas, veinte pares de zapatillas marca Jaguar, cinco pares de zapatillas marca Blits, una notebook, un par de parlantes, un equipo de música, cuatro pares de borcegos y 73 pesos que había en la caja. 

Ambos fueron aprehendidos por la noche de ese mismo 15 de mayo, gracias al aporte que brindaron las cámaras de seguridad que la Municipalidad de Gualeguaychú tiene en la zona de San Martín y Maipú. Durante un allanamiento al domicilio de calle Concordia al 900, casi esquina España, se secuestró todo lo robado. 

La fiscal Lucrecia Lizzi le requirió el viernes 18 de mayo al juez de Garantías, Mario Figueroa, que les dictara la prisión domiciliaria a ambos, pero el magistrado coincidió con lo que había esgrimido tiempo atrás el Tribunal Oral Federal de Paraná, que en una condena por una causa por drogas, determinó que la mujer cumpliera una prisión domiciliaria por tener menores de edad a cargo. Por ello, Figueroa dictó el arresto domiciliario para ambos aludiendo una "cuestión humanitaria".

Pero a los pocos días -en realidad no habían transcurrido más de 48 horas- les fue revocada esta medida cuando la Policía los sorprendió en la calle, bajando de un remis en la puerta de la casa, constatando que habían violado la medida. De esta manera, se les revocó el arresto domiciliario y cumplieron lo que restaba de los 10 días dictados por Figueroa en dependencias policiales.

El lunes 28 finalizaron los 10 días ordenados en un principio y en la audiencia en donde la fiscal Lizzi presentó la elevación de la causa a juicio, le requirió al juez de Garantías, Guillermo Biré,-subrogante de Figueroa- que mantuviera la prisión preventiva de ambos, pero el magistrado se negó a ese requerimiento y volvió a dictar un arresto domiciliario, aunque esta vez por un plazo de 15 días, a cumplir en el domicilio de calle Concordia. 

Pero la pareja no aprendió. En la madrugada del 30 de mayo volvieron a ser detenidos. Un testigo alertó a la Policía que ambos delincuentes habían evadido el arresto domiciliario, que rompieron la ventana de una casa ubicada a pocos metros, en calle Concordia a metros de Chacabuco, la cual se encontraba sin habitantes, y del interior sustrajeron varios elementos.

Luego se realizó un allanamiento y, además de la detención de ambos, la Policía recuperó lo robado. Al día siguiente se realizó una nueva audiencia y el juez Figueroa determinó revocar por segunda vez el arresto domiciliario e imponerles el cumplimiento del tiempo que le restaba de medida, en prisión preventiva.

Finalmente, el 12 de junio se realizó un juicio abreviado. Los imputados reconocieron los hechos y a Lascours -que no tenía antecedentes- se le dictó una pena de 3 años de prisión condicional por el delito de robo doblemente agravado. A De Asís -y por los antecedentes que tenía- la condenaron a 2 años de prisión efectiva.

Esta mujer ya había sido condenada el 3 de noviembre de 2016 a una pena de efectivo cumplimiento por el Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Paraná. Allí reconoció que se dedicaba a la venta de drogas, que tenía entre su clientela a menores de edad y que su hija la ayudaba, pero como demostró tener menores a su cargo, se le concedió una prisión domiciliaria. Ahora, a raíz de los nuevos hechos sucedidos, se le revocó el beneficio del que gozaba, se acumularon ambas penas y se dictó una pena única de 6 años y 8 meses de prisión efectiva, que ya comenzó a cumplir en la Unidad Penal Nº 9 Colonia El Potrero. (ElDía)

Contenido Relacionado