APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Política

16 de Junio de 2018 - Nota vista 513 veces

Bordet ratificó que la educación universitaria es un derecho

El gobernador Gustavo Bordet sostuvo que la Universidad Pública “es un derecho” y que “no debería estar sujeta a criterio alguno de rentabilidad”. Lo hizo al recordar los 100 años de la reforma universitaria.

 Bordet compartió con sus pares de Santa Fe, Miguel Lifschitz, y de Córdoba, Juan Schiaretti, la visita al histórico salón del consejo superior del rectorado antiguo de la Universidad Nacional de Córdoba. Los tres mandatarios recibieron una réplica del monumento que se construyó en esa ciudad para conmemorar el centenario de la reforma de 1918.

 En ese marco, el gobernador entrerriano sostuvo que la Reforma “fue un hito histórico que tiene un correlato hasta nuestros días. Quienes nos educamos en las universidades públicas lo hicimos bajo los conceptos de la Reforma del 18, compartiendo lo que es una forma de gobierno donde los estudiantes tuvimos plena participación, sobre todo después de la recuperación de la democracia en 1983”, y completó: “Poder estar aquí, en esta casa histórica, conmemorando los 100 años, es realmente un orgullo”.

Bordet destacó el “espíritu transformador y libertario” de aquel acontecimiento histórico, “el fenomenal movimiento estudiantil de la Argentina”, y calificó a los hechos de 1918 como un “punto de partida para una educación pública, gratuita y de calidad, y para la construcción de una sociedad con igualdad de oportunidades”.

 Además definió a la educación universitaria como “un derecho humano universal” y como “un deber” del Estado. “El acceso a ella es el primer y principal paso para lograr que haya verdadera justicia social en Argentina”, afirmó y ratificó que “la inversión en educación universitaria no debería estar sujeta a criterio alguno de rentabilidad”.

 El mandatario entrerriano se remontó a “comienzos de los 80´” y a los inicios de su militancia estudiantil en épocas de la recuperación democrática, donde llegó a ser consejero de la Universidad Nacional de Entre Ríos.

 “Nos resultaba urgente dejar atrás cualquier vestigio dictatorial y alumbrar la esperanza de una transformación que consolidara la democracia y recuperar el abrigo de la política para los más humildes”, expresó.

 Para Bordet la universidad pública fue “el ámbito en el que nos formamos no sólo como profesionales, sino como militantes políticos, como hombres y mujeres de la democracia”, dijo y remarcó que fue ahí “donde abrazamos la lucha por la libertad frente a los dogmas instituidos y donde ratificamos nuestro compromiso con la verdad, como principal camino para construir una patria justa, libre y soberana”.

 “Hoy celebro este aniversario recordando aquellos años tan hermosos de lucha, de debates y descubrimientos que me permitieron ejercer el cargo de Consejero de la Universidad Nacional de Entre Ríos. Y lo hago también con la tranquilidad que me da sabernos en la misma senda que antes, defendiendo con acciones concretas y mucha responsabilidad la universidad pública en la provincia que permite a miles de jóvenes ser los primeros universitarios de su familia. Porque sabemos que esa es la verdadera forma de conquistar las libertades que nos faltan”, concluyó.

Acontecimiento histórico

 La Reforma Universitaria de 1918, también denominada Grito de Córdoba o simplemente Reforma Universitaria, fue un movimiento de proyección latinoamericana para democratizar la universidad y otorgarle un carácter científico, que se inició con una rebelión estudiantil en la Universidad Nacional de Córdoba, que se extendió entre marzo y octubre de 1918, durante el cual se produjeron enfrentamientos entre reformistas y católicos.

 Su fecha simbólica es el 15 de junio de 1918, momento en el cual los estudiantes irrumpieron en la Universidad para impedir que se consumara la elección del rector y declararon una segunda huelga general. Tuvo su pico culminante el 9 de septiembre cuando la Federación Universitaria de Córdoba asumió la dirección de la Universidad y el gobierno ordenó al Ejército reprimir la ocupación. Durante el curso del conflicto y a pedido de los estudiantes, el presidente Hipólito Yrigoyen intervino dos veces la Universidad para que se reformaran los estatutos y se realizaran nuevas elecciones de sus autoridades. La revuelta estudiantil cordobesa tuvo su expresión en el célebre Manifiesto liminar de la Federación Universitaria de Córdoba, titulado “La Juventud argentina de Córdoba a los Hombres Libres de Sudamérica”.

El movimiento se extendió rápidamente a las demás universidades del país, impulsado principalmente por el movimiento estudiantil organizado en la recién creada Federación Universitaria Argentina (FUA) y a varias universidades de América Latina, produciendo reformas en los estatutos y leyes universitarias, que consagraron la autonomía universitaria, el cogobierno (que estableció la participación de los estudiantes en la gestión de las universidades), la extensión universitaria, la periodicidad de las cátedras, los concursos de oposición y la gratuidad de la enseñanza universitaria.

Contenido Relacionado