APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Interés General

22 de Mayo de 2018 - Nota vista 1038 veces

Circo Ruso tiene como artistas a niños con síndrome de Down y niños rescatados de las calles

Surgida prácticamente de la nada, únicamente de la voluntad de sus creadoras, esta institución ha recorrido un camino considerable en casi dos décadas

Hoy son más de 70 niños de familias sin recursos, huérfanos y discapacitados los que se entrenan bajo su carpa, en un parque del norte de San Petersburgo, para intentar desarrollar sus talentos y preparar nuevos espectáculos. 

El circo los selecciona a través de centros sociales, orfanatos y correccionales, principalmente, y los jóvenes artistas actúan 45 veces al año.

Comprada con el dinero de patrocinadores, la carpa del Upsala cuenta con una pista, una sala de entrenamiento y un vestuario. Sus paredes están llenas de grafitis e inscripciones irónicas como la que dice:"si te portas mal, irás a trabajar al circo".  

Para Larisa Afanasieva, directora artística y fundadora del circo Upsala, el simple hecho de levantar la carpa ya fue de por sí "un sueño" que permitió decir adiós a los primeros entrenamientos al aire libre.  

Y parece que tanto esfuerzo va dando resultado: uno de sus números en los que participan niños con síndrome de Down, donde se mezclan haikus japoneses y acrobacias, ganó este año el premio "Máscara de Oro", el más prestigioso de Rusia en el ámbito teatral, en la categoría de "Experiencia". 

Este circo apunta, sobre todo, hacia los niños de la calle, muy numerosos en las ciudades rusas a finales de los años 1990, a causa de las dramáticas dificultades económicas que golpearon al país tras la caída de la Unión Soviética.

"Mi familia atravesaba un periodo muy duro y yo prefería pasar tiempo fuera. Pero, tras conocer a Larisa, me di cuenta de que era más interesante hacer cosas en el circo que deambular por la calle", recuerda el joven, que pasó de ser un pequeño "gamberro" a un artista gracias a Upsala.

Pese a su éxito, Larisa confiesa que tiene la impresión de "no avanzar más", especialmente por la dificultad para comunicarse con estructuras oficiales como los orfanatos.  

"Era más fácil cuando empezamos, a principios de los años 2000. En aquella época, todo era más abierto. Hoy, hay demasiadas reglas, demasiados tabúes", lamenta. 

 

Contenido Relacionado