APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Deportes

Super Rugby - 20 de Mayo de 2018 - Nota vista 518 veces

Kremer entre los puntos más altos de los Jaguares

El combo idel: los Jaguares rindieron y el público respondió con una gran concurrencia.

Si la premisa de Mario Ledesma al momento de tomar el control de Jaguares fue recuperar el dominio de las premisas básicas del juego, el éxito de ayer ante Bulls dejó entrever que de a poco el entrenador va dando más libertades y los jugadores empiezan a tomar vuelo en el Súper Rugby. Así, dio un paso más en su sostenido crecimiento esta temporada y se fijó un techo aún más alto. ¿Hasta dónde puede llegar este equipo? 

Jaguares volvió a Vélez luego de una larga ausencia en la que, con cuatro victorias en la gira por Oceanía, dio vuelta de un golpe dos años de frustraciones y un inicio de campaña irregular. Tenía la misión de rubricar ante su público el buen momento, y lo hizo de la mejor forma. La gente respondió con la mayor concurrencia del año, el equipo argentino con una gran actuación integral. Con la defensa como estandarte y sólido en todos los aspectos del juego. Y con novedades en el ataque y siete tries de gran factura.

La victoria 54-24 resultó la primera del Súper Rugby 2018 en la que Jaguares consigue el punto bonus ofensivo por marcar tres o más tries que el rival. Bulls llegaba con la misma cantidad de unidades en una apretadísima lucha por ingresar en los playoffs. Los cinco puntos le permitieron a los argentinos escalar hasta la séptima posición y tomar aire respecto de sus perseguidores sudafricanos.

Bulls aparecía como un rival de extremo cuidado, con un pack poderoso y backs desequilibrantes. Pero Jaguares fue superior a partir de la imposición que marcó en el punto de contacto. El equipo se afirmó sobre los pilares que supo reconstruir Ledesma. En defensa, para ahogar al rival y forzar pérdidas de pelota. En ataque, para ir siempre hacia adelante y generar inercia. La obtención fue sólida y las pérdidas y las infracciones no pasaron los dos dígitos.

La novedad en la fría noche porteña fueron algunos movimientos en ataque que parecían haber quedado en el baúl de los recuerdos. Ayer, los dos tries de Bautista Delguy llegaron como producto de salteos en jugadas de semi ataque (jugadas que no son de primera fase y no están preestablecidas). El try de Orlando fue producto de una acción en la que se sucedieron tres pases en el contacto. En una ocasión, hasta salieron jugando desde atrás de la línea de las 25 yardas propias. Inédito en esta campaña.

"Es algo que se fue dando naturalmente", dijo Ledesma sobre el crecimiento del equipo. "Lo veíamos venir en el día a día. Ya habíamos notado algunas mejoras en el partido contra Crusadres. La gira fundamental la gira. Estudiamos un montón y los jugadores se hicieron más fuertes como grupo. El equipo se va soltando naturalmente y empieza a estar más confiado".

El equipo salió a imponer condiciones desde el inicio y lo rubricó con dos tries, aunque uno invalidado por el árbitro argentino Federico Anselmi a instancias del TMO. Bulls empató, pero Jaguares cerró el primer tiempo con dos penales y un try en la última jugada del parcial en la que dio cuenta de su carácter. Anteriormente, la bocina final solía obnubilarlos.

Lo mejor que se les vio

El comienzo del segundo tiempo fue lo mejor de Jaguares, que impuso condiciones y sacó distancias decisivas con otras dos conquistas. Y las dos veces que Bulls insinuó una levantada en los últimos dos minutos, respondió con la misma moneda, cambiando try por try y garantizándose el bonus.

Un párrafo aparte merece la actuación de Nicolás Sánchez, que en la semana en que anunció su pase a Stade Français para la próxima temporada se lució con 24 puntos producto de un try, cinco goles y tres penales, además de tres asistencias y de un par de quiebres defensivos.

En un rendimiento parejo, se destacaron también Marcos Kremer en el contacto y Matías Orlando y Jerónimo de la Fuente en el centro de la cancha. Como saldo negativo quedaron unos cuantos tackles errados, que en un partido más parejo pueden costar caro.

El próximo viernes, Jaguares recibirá nuevamente en el estadio de Vélez a Sharks, otro equipo sudafricano, otro rival directo en la lucha por entrar en los playoffs. Un adversario al que nunca pudo vencer en cuatro enfrentamientos. Será un nuevo desafío, y también una nueva oportunidad de superarse. Son cinco triunfos consecutivos los que impulsan la ilusión de lograr una plaza en los playoffs y de continuar por este camino de éxitos. (La Nación)

Contenido Relacionado