APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Política

6 de Abril de 2018 - Nota vista 718 veces

En Entre Ríos, impiden que los curas estén a solas con los chicos

Por primera vez en las iglesias argentinas, el arzobispado de Paraná, difundió una serie de normas para la prevención de los abusos sexuales en la provincia, que incluyen evitar el contacto físico con menores o adultos vulnerables y nunca recorrer largas distancias en auto u otro medio a solas.

La normativa también prohíbe compartir habitaciones en hoteles, casas u otros lugares. Además, la confesión debe hacerse en lugares y horarios especificados y la puerta de la sacristía debe permanecer siempre abierta.

El arzobispado de la capital entrerriana difundió un protocolo sobre los pasos que deben seguirse ante una denuncia o sospecha de un abuso cometido por un clérigo, religioso, religiosa o laico perteneciente a la institución.  


Se trata de una bajada del protocolo general establecido en los últimos años por el Vaticano en la materia y el cumplimiento de la recomendación de la Conferencia Episcopal Argentina para que en cada diócesis del país todos los fieles sepan a qué atenerse ante una denuncia o sospecha verosímil de un abuso.

Esto se da, luego de que en los últimos años, Entre Ríos se vio afectada por una serie de denuncias; la más resonante, la constituyó el caso del cura Justo José Ilarraz, acusado de haber abusado a comienzos de los años ’90 de seminaristas, hechos por los cuáles está siendo juzgado después de muchos años. Se culpa al arzobispado de haber encubierto a Ilarraz y haberlo trasladado a Tucumán.

Contenido Relacionado