APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Interés General

17 de Marzo de 2018 - Nota vista 724 veces

En medio de la polémica, la iglesia justificó el subsidio: “La limosna en las misas es miserable”

El arzobispo de La Plata, Monseñor Aguer, expresó ayer que “el subsidio del Estado está bien porque la limosna en la misa es una colecta miserable”

El jefe de Gabinete, Marcos Peña dijo en su informe en la Cámara de Diputados de la Nación que un Obispo Diocesano cobra $46.800 y los obispos auxiliares $40.950.

La Iglesia le manifestó posteriormente su disgusto al Gobierno por la difusión de estos datos. 

“Uno se fija en lo que es la limosna en la misa, en el momento del ofertorio se hace una colecta, esa colecta suele ser miserable”, dijo. Y le pidió a los fieles que colaboren con la Iglesia. 

Con respecto al destino de los fondos que percibe, Aguer sostuvo que buena parte de su sueldo lo gasta en “darle a los pobres” y contó que también suele prestarle dinero a otros sacerdotes “cuando les falta”. 

“La Iglesia no podría prescindir de eso (el subsidio) es un aporte importante. Hay una deseducación en los fieles católicos que no aportan, si nos fijamos lo que es la limosna en la misa es una colecta miserable” 

 

Contenido Relacionado