APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Deportes

12 de Marzo de 2018 - Nota vista 421 veces

San Lorenzo consiguió un empate agónico en el clásico ante Huracán

El local logró ponerse en ventaja sobre el final de la primera etapa, gracias al gol de Andrés Chávez. Pero se refugió en exceso para cuidar el 1-0 y Nicolás Reniero, de cabeza, igualó el encuentro.

En un encuentro chato, con el roce y la intensidad como características salientes, Huracán y San Lorenzo igualaron 1-1 en el estadio Tomás A. Ducó. Andrés Chávez convirtió para el local; Nicolás Reniero igualó para el conjunto azulgrana, a tres minutos del final. Fernando Echenique fue el árbitro.

 Fue el local el que saltó al campo con un ímpetu diferente: con intensidad y presión alta, el Globo intentó empujar a San Lorenzo cerca de Nicolás Navarro. Logró hacerlo durante los primeros minutos, en los que Navarro le tapó un violento cabezazo a Matheu y en los que Pussetto hizo alarde de su habilidad por la banda derecha, superando a Gabriel Rojas repetidamente.

 Tuvo un oasis el Ciclón, sobre todo, a partir de los 15′. Allí, Belluschi tomó mayor contacto con la pelota, consiguió adelantarse en el campo y, sobre todo a partir de pelotas cruzadas o vía aérea, inquietó.

 Pero, en el contexto de un encuentro disputado, con roces, fue Huracán en el que prevaleció, el que tuvo más ambición. Y, sobre el epílogo de la parte inicial, a los 43, Pussetto desbordó una vez más para habilitar con el centro atrás a Andrés Chávez, quien firmó con tinta clásica su primer gol en el Globo.

 En la segunda parte, entre San Lorenzo, inhibido para generar juego, y Huracán, con atención plena en el cierre de espacios y el esfuerzo, edificaron un encuentro opaco.

 El local continuó apostando a la velocidad de Pussetto, que por el desgaste se fue apagando. Alfaro hizo ingresar a Montenegro para usufructuar los huecos, pero se refugió en exceso para mantener la ventaja.

 Y San Lorenzo, ya sin los argumentos que exhibía a fines de 2017 como contendiente de Boca en la lucha por el título, empujó. Casi sin elaborar juego, en base a centros o el carácter de algunos de sus futbolistas, como Fabricio Coloccini.

 Lo dejó venir el Globo. Y lo pagó. A los 42′, Blandi, el artillero, fue el asistidor. Y el juvenil Nicolás Reniero puso la cabeza para decretar el 1-1. Que no conformó desde los números a ninguno de los dos. Pero que le dio algo de alivio, desde el punto de vista del honor, para el Ciclón.

 Tanto el Globo, el local, como el Ciclón, venían de igualar sin tantos en la pasada fecha. El primero lo había hecho como visitante de Colón y los de Claudio Biaggio en el Bajo Flores ante Unión de Santa Fe.

 El Ciclón no logró acercarse a Boca, sin embargo, se mantuvo en posición de clasificación a la Copa Libertadores 2019, con 33 puntos. Huracán, en tanto, sigue en zona de Sudamericana (30).

Contenido Relacionado