APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Policiales

22 de Febrero de 2018 - Nota vista 1137 veces

Confesó el asesino de la joven cordobesa: «Le pegué un tiro y la tiré en el aljibe»

También marcó el lugar donde había descartado el cuerpo de Celeste Caballero (14), desaparecida desde 10 de febrero.

La última imagen de Celeste Caballero (14) fue tomada en una estación de servicio de la Ruta Nacional 9 ubicada en las afueras de la ciudad cordobesa de James Craik, donde vivía con su mamá. La cámara de seguridad captó a la adolescente el mismo 10 de febrero que se la tragó la tierra pero a 14 kilómetros de donde debía estar. Y no estaba sola.

Once días después de su desaparición, el hombre 21 años mayor que la acompañaba esa noche, confesó el crimen. 

“Le pegué un tiro y la tiré en el aljibe”, les dijo Carlos Miguel Heredia (35) a los investigadores cuando se quebró, según confiaron fuentes del caso a Clarín. Estaba declarando como testigo. 

Habían pasado varias horas y muchas contradicciones desde el comienzo de su declaración, a la hora de la siesta de ayer. Recién sobre la medianoche, y ya en el lugar del hecho, indicó donde había descartado el cuerpo de la adolescente. Dijo que la asesinó de un tiro. 

El cadáver de Celeste fue hallado en lo que era un viejo aljibe(ahora devenido en un pozo) en una tapera abandonada de la zona rural de Laguna Larga, distante unos 60 kilómetros de la estación de servicio donde había sido vista por última vez la adolescente aquel 10 de febrero. 

Por el estado de descomposición del cuerpo aún no pudieron hacerle la autopsia. Mientras que Heredia, oriundo de Laguna Larga y padre de dos chiquitos, quedó detenido luego de confesar el asesinato. Será trasladado al penal de Bower.

Contenido Relacionado