APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Policiales

16 de Febrero de 2018 - Nota vista 293 veces

Un padre, en Capital Federal, se hizo pasar por su hija de 11 años para encontrarse con su acosador

Walter (el padre de la niña) se presentó en el lugar en el que Acosta, estudiante universitario de 29 años, creyó que se encontraría con la nena de 11 años con la que chateaba por WhatsApp.

A la niña le llegaban mensajes extraños por teléfono (desconocido) y se lo contó a su madre quien avisó a su ex esposo. En ese momento, Walter decidió hacerse pasar por su hija y coordinar un encuentro con Acosta: lo esperó y le pegó. “Fui a matarlo, sentí ganas de matarlo aunque sé que no lo podía hacer; creo que es lo que haría cualquier padre”, argumentó en medios televisivos nacionales. Acosta denunció a Walter R. por lesiones y a la vez se le labró un acta por grooming, delito penal que condena el ciberacoso a menores de edad.

La madre de la niña le había comprado un teléfono por su buena conducta y buenas notas en la escuela, tomando el recaudo de que el mismo no tenga las aplicaciones de redes sociales, por su edad. Sus padres cuentan que ellos conocían los contactos que la hija tenía en ese celular y agrega “Su mamá vio que había mensajes desubicados y me mandó capturas de pantalla para que yo las viera. ‘Decile que te estás quedando sin batería y que en media hora le hablás desde el teléfono de una amiga’, le respondí a mi ex”, contó Walter.

“Yo le conté a un policía lo que estaba por hacer, le pedí que no se metieran, pero que mandaran un móvil para detener a esta persona. En cuanto apareció, le pregunté si era Germán (me hervía la sangre). Apliqué justicia por mano propia, me negaba todo. ¿Qué tengo que hacer con gente así? Yo lo tengo que matar”, dijo Walter R. a la televisión.

La Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas N° 15 junto a personal de la policía Federal participó del allanamiento a la casa de Acosta, en el barrio de Colegiales, según confirmaron fuentes policiales. Se incautaron distintos aparatos electrónicos, entre ellos un CPU, del presunto autor de grooming -un delito penado con entre 6 meses y 4 años de prisión- que serán peritados.

Según afirmó el periodista Ignacio González Prieto, Acosta había sido señalado judicialmente por al menos una compañera universitaria por acoso sexual. Además trascendió que la madre del presunto acosador aseguró que su hijo está a disposición de la justicia, pero que aún no fue citado.


Contenido Relacionado