APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Policiales

Santa Fe - 21 de Enero de 2018 - Nota vista 1086 veces

Una selfie que terminó en crimen

El sábado por la mañana, Augusto Paulón, de 23 años, falleció en un hospital de Santa Fe después de haber recibido un disparo en la cabeza. El autor fue la ex pareja de una amiga, quien lo atacó poco después de que la chica subiera en internet una foto de ella y la víctima divirtiéndose.

Milagros Martínez, de 18 años, ya había bloqueado a su ex, Leonel Córdoba, en todos los servicios de chat de su teléfono. Sin embargo, el joven, de la misma edad, todavía sin haber asumido la separación, continuó con sus amenazas diarias vía mensaje directo del celular.

La madrugada del viernes no fue la excepción. Milagros se encontraba en la plaza del barrio de Ciudadela, en Santa Fe junto a un grupo de amigos. En un momento sonó su teléfono. Era Leonel, otra vez. El mensaje fue claro: le dijo que iba a matar a cualquiera que la vea con ella.

El tema de las amenazas y la violencia de su ex se convirtió en tema de conversación en la reunión. “Tipo tres de la mañana, empezamos a hablar del tema y Augusto empieza a darle consejos a Mili”, relató Priscila, una de las chicas presentes, a la radio local Aire de Santa Fe.

La joven hacía referencia a Augusto Paulón, un chico de 23 años que se convertiría minutos después en el gran protagonista de la tragedia de esa noche.

Augusto le dijo a Milagros que ella debía hacerse una foto con otra persona y mostrársela al propio Leonel. El objetivo era que, al menos mediante una imagen, Córdoba pudiera asumir de una vez que su historia se había terminado y dar vuelta de página en su vida.

“Dale, vamos a hacernos una selfie”, le dijo Milagros a su amigo. Se abrazaron, se sacaron la foto y continuaron con la noche. Luego, la joven desbloqueó a su ex, le mandó la imagen y volvió a bloquearlo. Parecía que todo terminaría en esa simple anécdota, pero las amenazas volverían de inmediato por mensajes comunes.

“Estuvimos un rato más, cuando por atrás pasan en moto Leonel, el primo y un amigo. Ninguno hizo nada”, relató Priscila.

Todo transcurrió dentro de la normalidad hasta las 4 de la mañana. Por la calle Quintana apareció el propio Leonel Córdoba. Tenía un arma en la mano y la expresión facial de alguien descolocado.

Sin siquiera saludar a Milagros, Córdoba apuntó y disparó dos tiros a quemarropa a Augusto. El primero le dio en un brazo; la segunda bala impactó en el parietal derecho de su cabeza. El joven de 23 años cayó fulminado al suelo.

Después de unos minutos aparecieron la Policía y una ambulancia y Paulón fue trasladado de inmediato al Hospital de Emergencias José María Cullen, donde fue atendido y tratado del daño neurológico grave sufrido.

El desenlace fue el peor: Augusto Paulón murió el sábado por la mañana sin poder recuperarse de las heridas. “No lo podemos creer. Se nos fue el sol. Nunca pensamos que nos iba a pasar algo así a nosotros. No hay explicación”, le dijo a Infobae una fuente cercana a la familia de la víctima.

Los padres de Augusto decidieron respetar el deseo de su hijo y, cuando los especialistas diagnosticaron la muerte cerebral del joven, se pusieron en contacto con representantes del INCUCAI para realizar la donación de órganos.

La Jefatura de la Unidad Regional 1° de Santa Fe y la fiscalía de turno del Ministerio Público asumieron el caso. De acuerdo a las declaraciones de los testigos, se inició la búsqueda del principal sospechoso del asesinato, que se encuentra prófugo. También se dio actuación a la Justicia de menores, ya que no se sabe si Córdoba es mayor de edad.

Hasta las últimas horas del sábado, Córdoba todavía era buscado en el barrio Ciudadela y alrededores.

Contenido Relacionado