APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Policiales

19 de Enero de 2018 - Nota vista 516 veces

Rechazaron el cambio de carátula en el caso Pastorizzo

Mario Andrés Figueroa, que había estado de feria y era subrogado por Guillermo Biré, volvió a quedar al frente de la causa por el crimen de Fernando Pastorizzo y asistió a una audiencia pedida por la defensa

 Durante el encuentro, en el que también estuvo el fiscal Sergio Rondoni Caffa y las querellas de los padres de Pastorizzo, los letrados de Galarza pidieron dos cosas. Por un lado, sumar como “auxiliar de la defensa” al mánager de medios Jorge Zonzini y, por otro lado, el cambio de carátula de homicidio doblemente agravado a homicidio en el marco de una relación de violencia de género.El magistrado rechazó el pedido de cambio de carátula. Además, tampoco dio lugar a que el manager mediático Jorge Zonzini sea incorporado a la causa como auxiliar de la defensa.

Durante las semanas de subrogancia, Biré había dispuesto la prisión preventiva de Nahir por 60 días, por el delito de homicidio doblemente agravado por el vínculo y el uso de arma de fuego. Además, le había negado los pedidos de la defensa de que continuara la detención en su domicilio.

Según consta en el expediente, el crimen fue cometido cerca de las 5.20 del 29 de diciembre, cuando Fernando fue hallado agonizando en la calle con un tiro en la espalda y otro en el pecho, y su moto y dos cascos tirados a su lado.

El joven murió poco después y, si bien Nahir, de 19 años y estudiante de abogacía, primero declaró como testigo y dijo que había visto por última vez a su exnovio la noche anterior, luego se fueron sumando pruebas que derivaron en que la chica terminara presentándose a la Justicia esa misma noche y confesara el crimen.

Tras su confesión, Galarza fue internada en la sala 1 de Psiquiatría del Hospital Centenario por su estado de shock, y luego trasladada a una celda de la Comisaría del Menor y la Mujer, donde cumple la prisión preventiva por 60 días dispuesta por el juez Biré.

No obstante, el pasado martes la acusada amplió su indagatoria y dio otra versión del hecho al asegurar que los dos disparos con los que mató a la víctima fueron “accidentales” y que en la primera declaración mintió porque temió que lo culpen a su papá policía, que es el dueño del arma.

En su declaración de esta semana, que fue difundida por la defensa, la joven aseguró que esa noche discutió en varias oportunidades con Pastorizzo, que la golpeó y la agarró de los pelos, y que fue él quien tomó de la heladera el arma calibre 9 milímetros de su padre y se la llevó.

Además, dijo que en medio de la discusión, el joven le gatilló el arma en el estómago porque tenía celos y, luego, sobre el crimen relató que los disparos se efectuaron de manera accidental cuando Pastorizzo realizó una mala maniobra con la moto, en momentos en que estaban llegando a la casa de la abuela materna de la imputada.

Contenido Relacionado