APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Policiales

Corrientes - 17 de Diciembre de 2017 - Nota vista 1382 veces

“Justiciero” disparó contra dos ladrones pero baleó a inocente

Un hombre salió en defensa de una mujer asaltada por “motochorros”. Efectuó varios tiros, los cuales impactaron en el hombro de una chica que caminaba a una cuadra y en automóviles estacionados. Ella se encuentra fuera de peligro. Los malvivientes escaparon.

El asal­to de dos “mo­to­cho­rros” a una mu­jer por po­co ter­mi­na en tra­ge­dia. Un hom­bre sa­lió en de­fen­sa de la víc­ti­ma y arre­me­tió a ba­la­zos con­tra los la­dro­nes, pe­ro hi­rió a una chi­ca ino­cen­te, quien ca­mi­na­ba a po­co más de una cua­dra. Al fi­nal, los au­to­res del de­li­to es­ca­pa­ron a al­ta ve­lo­ci­dad. Su­ce­dió ayer a la sies­ta en el ba­rrio Li­ber­tad de la ciu­dad de Co­rrien­tes.

Mal­vi­na So­le­dad F., de 25 años, su­frió el im­pac­to de una ba­la (se­ría ca­li­bre 9 mi­lí­me­tros) a la al­tu­ra del hom­bro de­re­cho. El pro­yec­til le pro­vo­có un ori­fi­cio de en­tra­da y otro de sa­li­da. La jo­ven, pe­se a ello, es­tá fue­ra de pe­li­gro.

Per­so­nas que es­ta­ban cer­ca de la mu­cha­cha de­ci­die­ron tras­la­dar­la en un au­to­mó­vil par­ti­cu­lar has­ta el sec­tor de emer­gen­cias del Hos­pi­tal Es­cue­la, es­ta­ble­ci­mien­to en el cual los mé­di­cos re­a­li­za­ron las cu­ra­cio­nes ne­ce­sa­rias.

To­do se pro­du­jo al­re­de­dor de las 15:15 en ca­lle Ju­nín al 2300, en­tre Vé­lez Sars­field y Pe­rú. A mi­tad de esa cua­dra, una es­cri­ba­na sa­lía de una des­pen­sa y an­tes de as­cen­der a un au­to­mó­vil fue vio­len­ta­men­te ata­ca­da por los ocu­pan­tes de una mo­to­ci­cle­ta.

“La ti­ra­ron al pi­so. Es­cu­cha­mos los gri­tos y a los dos o tres se­gun­dos los ba­la­zos. Fue­ron, se­gu­ro, cin­co ti­ros”, ex­pli­có una ve­ci­na.

Otra mu­jer di­jo es­tar jun­to a la ven­ta­na de su ca­sa y al oír los rui­dos ob­ser­vó, pa­ra­do so­bre la ca­lle, “a un hom­bre que dis­pa­ra­ba con­tra al­guien; me asus­té”.

“No pu­die­ron ro­bar­le la car­te­ra y tam­po­co sa­be­mos quién fue el hom­bre (au­tor de los dis­pa­ros)”, di­je­ron a dia­rio épo­ca otras de las per­so­nas que co­men­za­ron a sa­lir de sus do­mi­ci­lios, a me­di­da que la cua­dra iba po­blán­do­se de po­li­cí­as.

El “jus­ti­cie­ro” era bus­ca­do por par­te de las au­to­ri­da­des. Por­ta­ría una pis­to­la au­to­má­ti­ca con la que apun­tó ha­cia los de­lin­cuen­tes, mien­tras és­tos se fu­ga­ban ha­cia la es­qui­na de Pe­rú.

Dos de los ba­la­zos die­ron en au­to­mó­vi­les es­ta­cio­na­dos. Un Che­vro­let Cel­ta que­dó con un im­pac­to en el la­te­ral iz­quier­do y un Ford Fo­cus fue blan­co de otro en la lu­ne­ta.

So­bre la cin­ta as­fál­ti­ca (des­de el pun­to de las de­to­na­cio­nes) que­da­ron va­rias vai­nas ser­vi­das, que las au­to­ri­da­des in­cau­ta­ron una vez fi­na­li­za­das las pe­ri­cias.

En tan­to, a dos cua­dras, en Bra­sil y Ju­nín ha­bía ras­tros de san­gre so­bre la ve­re­da. Has­ta allí la chi­ca he­ri­da al­can­zó a ca­mi­nar an­tes de pe­dir au­xi­lio.

Contenido Relacionado