APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Salud

2 de Noviembre de 2017 - Nota vista 3577 veces

Razones por las que el uso del celular causa daños en el cuerpo

El extenso y excesivo uso de dispositivos móviles crea daños o molestias al cuerpo humano. Aquí te decimos los peligros que podrías correr.

Mucho se habló a lo largo de los últimos años del siglo pasado acerca de cómo la tecnología iba a abarcar cada vez más espacio en nuestras vidas, con historias casi apocalípticas que podíamos apreciar en películas como AI, The Matrix, Terminator, entre otras. El mensaje fue siempre que seríamos desplazados por las máquinas inteligentes y que éstas controlarían todo lo que tenemos alrededor, ¿será que estamos en el preámbulo de esas fantasías? Es cada vez más común ser testigos de cómo los smartphones y otros dispositivos que permiten la conexión a internet, están absorbiendo el tiempo y, en ocasiones, la vida de los usuarios. Pero ¿qué podemos hacer para moderar nuestro comportamiento? En los siguientes párrafos te ofreceremos algunos argumentos para comprender porqué debemos “bajarle” a nuestro contacto con la tecnología móvil.


Problemas que causan el uso  prolongado del celular 

La facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Canadiense de MacMaster, desarrolló un estudio en el que menciona algunos efectos que se podrían generar con el uso excesivo de smartphones y tabletas. Pueden generar padecimientos físicos entre los que se encuentran el síndrome del túnel carpiano y el ojo seco, así como trastornos psicológicos como el cibermareo, el síndrome de la vibración fantasma, fobias y adicciones. Entre otros, y, en casos extremos, la pérdida del celular puede ocasionar una fuerte sensación de angustia, miedo y estrés relacionado, principalmente, con no poder acceder a los datos personales en el aparato. El hecho está en que ya está catalogado como un“Síndrome” la adicción a la conexión a Internet (AID). Éste genera anormalidades en la integridad de la materia blanca en las regiones cerebrales que involucran la creatividad y el procesamiento de emociones, atención, toma de decisiones y control cognitivo. “En función de constatar los efectos del trastorno de adicción a internet, un informe de la operadora británica Sky Broadband reveló que un 51 por ciento de 2.000 usuarios encuestados afirmó sufrir ansiedad, enfado y/o tristeza al no poder revisar sus correos o entrar a sus redes sociales debido a problemas técnicos.”


Perder atención mientras  caminas 

Uno de los problemas más graves que se han manifestado en el uso de los dispositivos inteligentes es que distrae la atención del espacio y lugar en el que se encuentran los usuarios y terminan por accidentarse. De las cifras más escandalosas del año pasado, fue la de personas atropelladas por estar distraídas con su teléfono, así como los accidentes por caídas y tropiezos en banquetas, estacionamientos y centros comerciales. No cabe duda que la forma de abstracción de la mente que más daño le está haciendo al ser humano es la de perder la conciencia por estar conectado a la red, algo similar como lo que pasa con los “zombies” de alguna novela apocalíptica. La próxima vez que vayas por la calle asegúrate de que cuando vayas a revisar tus mensajes, contestar una llamada o abrir un correo, debes hacerte a un lado del flujo de gente, pegarte a la pared y chequear que nadie te esté observando (porque también puedes ser víctima de un robo), así que revisar tus mensajes ahora es como tener un listado de cuestiones a considerar para tu seguridad si vas a andar caminando con tu smartphone en la mano.


Daña la vista

¿Saben lo qué es el epitelio pigmentario? Pues el epitelio pigmentario de la retina (EPR) es una monocapa de células pigmentadas situada entre la retina neural y la coroides. En otras palabras, es la capa entre el ojo y la luz que percibe el mismo. Esta capa al estar expuesta a la luz LED de las pantallas de los celulares, puede comenzar a sufrir alteraciones que se reflejan en molestias y algunas anomalías como por ejemplo:

Ojo seco. Una persona parpadea 16 o 20 veces por minuto; sin embargo, cuando utiliza el celular, sólo lo hace seis u ocho veces.

Visión borrosa. Los músculos oculares tensos no se pueden enfocar a diferentes distancias; esto primero es temporal y después es permanente.

Miopía temporal. Estar atento a la pantalla por grandes periodos tensa los músculos de los ojos.

Degeneración macular. La exposición a largo tiempo de la luz daña el interior de los ojos, lo cual propicia esta enfermedad.


Guarda muchas bacterias

Si recuerdas los sabios consejos de tu mamá cuando te decía que te lavaras las manos antes de tocar la comida porque venías de la calle, sabrás con el paso del tiempo que tenía la razón, sobre todo cuando conozcas la cantidad de bacterias y materia fecal que puedes encontrar en tu teléfono y, por si fuera poco, el número de ocasiones en las que te lo llevas al oído y a la boca.

La limpieza de este dispositivo parece ser la actividad casi negada por los usuarios, ya que se ha vuelto un elemento tan común para muchos de nosotros que creemos que al bañarnos y estar limpios todo lo que usamos también lo está. Debemos limpiar nuestro celular con un poco de antibacterial y un trapo limpio.

No obstante de que son muchos los mensajes que podrías recibir por tu smartphone, las veces que tocas con tus manos la pantalla dejas grasa corporal y mugre, además de que el medio ambiente hace que se le pegue grasa de la cocina, de la hamburguesa, ahora agrégale la temperatura de tu dispositivo, así es, se convierte en un “caldo de Cultivo”.


Manejar se hace más inseguro

Accidentes al por mayor, agencias de seguros hasta el tope de trabajo relacionado con accidentes automovilísticos por venir revisando mensajes, pero lo más triste es el número de personas atropelladas que tienen una relación con conductores distraídos con el teléfono. Una de las campañas más completas para conscientizar a los automovilistas de la importancia de no revisar el celular mientras maneja, es la realizada por una compañía Sueca de autos, la cual maneja que las tragedias por distraerte 2 segundos son graves, pero lo más grave son los daños colaterales que de estos accidentes se desprenden; amigos, hijos, padres y familia en general. Este concepto de lo que puede pasar en dos segundos hace que realmente consideres agarrar el teléfono mientras manejas. Y es que en realidad no pasa nada, si no contestas una llamada, si no revisas un mensaje o no ves la foto que te han enviado, no pasa nada; todo lo anterior lo puedes hacer cuando te estaciones o llegues a tu destino. Si tienes llamadas perdidas ya te volverán a marcar o si tienes un mensaje, ahí estará sin marcarse como visto; nos debe quedar claro que la conexión a la red es permanente pero nuestra vida no puede depender de esta conexión sino de nuestra responsabilidad con nuestro entorno al estar manejando, seamos responsables.


Estrés mental y fisiológico

Ansiedad es la palabra que enlaza el estrés con los síntomas fisiológicos del uso excesivo de un teléfono, ahora bien, si nuestra mente está obsesionada con el uso de la red, tendremos problemas graves que se podrán reflejar en síntomas que a la larga nos afectarán en cosas tan cotidianas como el descanso a la hora de dormir. ¿Has observado a aquellas personas que se deprimen porque su teléfono no tiene conexión o que se angustian porque su batería está sin carga?, pues esto es estrés y la tensión de sus músculos por estrés se reflejará tarde o temprano en cansancio. El cansancio acumulado hace que las personas presenten cuadros de  “fatiga crónica”, es decir un cansancio intenso y continuo que no se alivia al descansar y no es consecuencia de otras enfermedades. A pesar de tratarse de un problema físico, también factores psicológicos pueden intervenir, ¿qué significa esto? que una persona con síndrome de fatiga crónica puede presentar síntomas físicos, como dolor de cabeza o de articulaciones y también síntomas emocionales, como pérdida de interés en sus actividades favoritas y todo por pegarse al teléfono.


Te afecta socialmente

El aislamiento es una de las consecuencias de mantener la mente en la pantalla y las acciones de comunicación a través de este medio. Algunos dirán que estar conectado es no estar solo, porque sus contactos les escriben, ponen likes o ríen con los videos de “gatitos” que subiste; también te enteras de sus viajes, compromisos y fiestas a las que asisten; así que están muy enterados pero no participas de tu entorno inmediato, dejas de convivir con la gente alrededor y dejas de asistir mentalmente a las reuniones, aunque tus amigos y familiares estén a tu lado. El cuadro es el típico escenario donde todos los adultos hablando en la mesa, mientras los más jóvenes tienen la vista sumida en la pantalla de su teléfono; esto puede comenzar a afectarte si comienzas a dejar de lado las charlas en vivo o te olvidas de tener al novio (a) enfrente por estar chequeando tu mail. Debemos dejar estas constumbres de lado y entender que el mundo real y la gente real es la que cuenta, sino un día estarás sólo y nadie sabrá qué quieres o qué te gusta; sin embargo, ese video de “gatitos” tendrá muchos likes.


Alucinar notificaciones

Ya es un síndrome y se llama “phantom pocket vibration syndrome”, en otras palabras y en castellano “Sientes que te vibra, pero NO” esto sucede cuando la persona presenta ya un grado de obsesión y estrés relacionado con su smartphone que lo lleva a tener alucinaciones de carácter físico, donde percibe que vibra o que suena.

Algunos ya hemos pasado por aquello de llevarnos la mano al bolsillo del pantalón, a pesar de tener el teléfono en la mano, porque sentimos la vibración, eso es una alucinación derivada de la ansiedad producida por tener una actividad constante con nuestro teléfono.

¿Qué debemos hacer en general? considerar reducir el uso del teléfono; usarlo para disminuir el tiempo para comunicarnos con alguien, estar localizables o bien obtener información de la red, sin embargo, el ocio hace que mucha gente pase mucho tiempo pegado a la pantalla viendo y buscando cosas sin sentido, divagando en el infinito y lo peor… quitándole el tiempo a los que trabajan o están ocupados.


Contenido Relacionado