APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Salud

29 de Septiembre de 2017 - Nota vista 4221 veces

¿Por qué el café da mal aliento?

Amantes o no del café, pocas personas pueden resistirse al aroma de estos granos recién salidos de la cafetera. Pero, ¿cómo es que algo que huele tan irresistible puede provocar olores desagradables en la cavidad bucal? Para todo hay una explicación, y esta no es una excepción. A continuación, la razón de por qué el café da mal aliento.

Es así, en medio de charlas con compañeros de trabajo o amigos, en acompañamiento de una buena taza de café, puede presentarse la situación que captemos un olor ácido, difícil de ignorar, expulsado por la boca de nuestros interlocutores.

Es incómodo y tal vez genere cierto rechazo. Sin embargo, después de conocer el origen de estos aromas, quizás optes por no levantar señalamientos de ahora en adelante. Pues si has tomado tú mismo un par de sorbos de esta bebida estimulante, posiblemente compartas el mismo ‘accidente aromático’ de tus conocidos.

Por supuesto, no es excepcional que el aliento desvele lo que comemos y bebemos, si después de comer o beber, no procedemos con un lavado bucal. Incluso es posible que liberemos trazos de lo que hayamos consumido por medio de la transpiración. Y cuanto más condimentado y picante sea lo que ingerimos, más notorio se hará en el olor corporal. Todo esto, hasta que los alimentos o líquidos sean procesados por completo por el organismo.

Ahora bien, vamos a lo que ocupa nuestro interés. La razón de que el café dé mal aliento se debe a la cafeína. Este compuesto, aunque proporciona varios beneficios para la salud, como potenciar las funciones cerebrales, reducir el riesgo de diabetes, dar más energía, prevenir el cáncer de mama, entre otras propiedades que la vuelven más atractiva que perjudicial -si se toma con moderación-, también puede resecar la boca.

¿Y qué tiene que ver la sequedad bucal con el hedor? La cafeína disminuye la producción de saliva, lo cual se convierte en un problema si no nos hidratamos o limpiamos con agua enseguida hayamos terminado con el café, debido a que este fluido ayuda a matar las bacterias que se encuentran en esta parte del cuerpo. Asimismo, remueve y digiere algunas partículas de alimentos que se quedan incrustadas en la dentadura y otras áreas de la cavidad.

De manera que con la disminución de la producción de la saliva, las bacterias que ocasionan el mal aliento -sin ningún mecanismo de defensa que las mantenga a raya- se reproducen sin control. Entonces, las bacterias excretan ácido sulfhídrico, que está directamente asociado a la halitosis (nombre clínico del hedor bucal).

  • TEMAS DE LA NOTA:
  • CAFE

Contenido Relacionado