APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Opinión

19 de septiembre - 16 de Septiembre de 2017 - Nota vista 830 veces

Día Nacional del Chamamé

El día 19 de septiembre de 1974 el «Taitá», don Mario del Tránsito Cocomarola, murió a los 56 años. Inmediatamente la fecha fue instituida como «Día Nacional del Chamamé», por Ley Nº 3278 del Poder Ejecutivo de Corrientes.

¡Cuánto, cuánto... y cuánto más se ha investigado y escrito acerca del chamamé.

Para recordar tan solo un «poquito» de don Mario del Tránsito Cocomarola, cabe decir que nació en el Paraje «El Albardón», departamento San Cosme, Corrientes el 15 de agosto de 1918. Fue el cuarto hijo del matrimonio de Felipe Cocomarola, inmigrante oriundo de Capri (Italia) y de María Vicenta Aquino. Su contacto con la música comienza cuando él era muy pequeño pues por entonces pasaba mucho tiempo «jugando» con un acordeón que su padre había traído. Y tenía 8 años cuando se inició en la música con un acordeón de 2 hileras.

Había cumplido 13 años cuando falleció su padre. Decidió él por esa época dedicarse por entero a la música. Comenzó a tocar en lugares de «vida nocturna».

Debía disfrazarse para parecer mayor debido a que estaba prohibido terminantemente a los menores participar en esas reuniones.

Para actuar profesionalmente se radicó en Corrientes.

En 1940 se trasladó a Buenos Aires para continuar su carrera musical integrando «Los hijos de Corrientes» y el «Trío típico correntino», agrupaciones dirigidas por Emilio Chamorro.

Fue en 1941 que fundó el «Trío Cocomarola», grabando en mayo de 1942 sus primeros 10 temas en el sello «Odeón». Durante varios años se suceden triunfos y más triunfos ya sean como intérprete y como prolífico autor.

Y cabe agregar que la vida, música y obra de Tránsito Cocomarola nunca se detuvo y de allí que, dúos, tríos de voces, se inmortalizaron realmente de modo inobjetable. En sus grabaciones en calidad de invitados participaron artistas como Ernesto Montiel, Isaco Abitbol, Blas Martínez Riera y Avelino Flores, entre los más destacados.

Dejó grabados en el sello «Odeón» 124 temas y en el sello «Phillips» 250 con lo que quedó demostrada la vigencia de un genio de la música folclórica argentina. Superan dos centenares los temas registrados en SADAIC.

Tiene registrado más de 300 obras entre las que pueden mencionarse como muy renombradas «En tu ventana», «Km. 11», «Puente Pexoa», «Retorno» y «Mírame».

A nivel internacional se está trabajando para dar al chamamé mayor rango como Patrimonio de la Humanidad.

Ojalá se concrete pronto.

A modo de ampliación de esta modesta nota dedicada con enorme cariño al espléndido chamamé en su día nacional, me permito dejar registrado la letra del bellísimo «Puente Pexoa». Esto nos dice:

I

¿Te acordás mi chinita

del Puente Pexoa

donde te besé?

Que extasiada en mis brazos

tú me repetías:

«no te olvidaré».

II

Tardecidas de sol,

fiel testigo de amor.

En el Puente Pexoa,

querida del alma

no existió el dolor.

III

¿Cómo estarán

en la ensenada el viejo ceibal,

los jazmineros y orquídeas en flor,

a quien cantó dulcemente el zorzal?

Quiero volver,

a contemplarme en tus ojos cambá

y que me beses como te besé

bajo la sombra del jacarandá.

IV

Y ese largo camino

que hoy el destino

de ti me alejó.

No podrá en su distancia

vencer a las ansias

de unirnos tú y yo.

V

Entonces cantaré

nochecitas de amor,

a ese cielo divino,

cielo correntino

que nos cobijó.

VI

¿Cómo estarán

en la ensenada el viejo ceibal,

los jazmineros y orquídeas en flor

a quien cantó dulcemente el zorzal?

Quiero volver,

a contemplarme en tus ojos cambá

y que me beses como te besé,

bajo la sombra del jacarandá.

¡Cuánta belleza!, ¿verdad?


María Rosario Echeverría

Contenido Relacionado