APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Opinión

15 de Julio de 2017 - Nota vista 1067 veces

La crisis en Venezuela contada en primera persona

Y es que María Lorena Quemba, quien es Ingeniera en Sistemas, ha vivido la historia en carne propia de un País, de su País, hoy devastado, en donde la luz y el agua solo pueden ser utilizados dos horas por día y lo que abunda es la escasez.

Comienza su relato a El Heraldo expresando que se fue de su tierra natal, ella es de la ciudad de San Cristobal lindante a la frontera con Colombia, que tiene una población de más de 1 millon de habitantes, allá por el año 2013 rumbo a Inglaterra, de allí a Argentina y aquí recayó en nuestra querida Concordia quien le abrió los brazos y la cobijó.

«Luego de estar aquí en Concordia decido ir a visitar a mi familia por tres meses y en esos meses vi la realidad de lo que me contaba mi familia de lo que estaba sucediendo, al llegar al aeropuerto me hicieron sentir una extraña, en inmigraciones me retuvieron porque me decían que tenía que declarar todo lo que yo llevaba , que son cosas personales, no llevaba ropa ni electrodomésticos, como si fuera una terrorista o si fuera de Siria o Afganistán queriendo entrar ilegalmente elementos para hacer atentados, yo solo llevaba elementos de uso personales y no era que llevaba media docena de cada uno, sino dos de cada uno, finalmente luego de 3 horas me dejan pasar porque no hay una justificación para que me detengan por eso. Antes de ir mi familia me contaba que no había tal o cual cosa y qué les llevase, la verdad no podía creer que estaban escaseando todas esas cosas, yo volví con lo que ellos me decían Lorena tráete un dentífrico, una afeitadora, un champú, toallitas, papel higiénico, ibuprofeno, algodón, gazas, alcohol, puedo jurar que una cosa es cuando te lo cuentan y otra cuando lo vives personalmente» sintetizó.

Al consultarle cómo vive una familia en Venezuela hoy nos explicaba que «solo una vez a la semana se puede ir al supermercado a comprar lo que son harinas, azúcar, café , arroz , leche y sus derivados de acuerdo a la terminación de su DNI o cédula venezolana pudiendo ir un lunes o un domingo, luego esperarte a la otra semana para volver a entrar, como ellos controlan ese sistema por tus huellas dactilares, tu presentas tu DNI para comprar un kilo de pollo, un litro de leche o aceite lo que haya en el día, porque es un kilo por grupo familiar y así controlan en todas las cadenas de supermercados para que ese grupo familiar no pueda comprar en otro supermercado otro producto.

 Ahora me dices tú cómo puede una familia que son 4 personas poder subsistir una semana con un litro de leche o un kilo de pollo por ejemplo; la gente está pasando hambre, es una realidad, mi familia con una pechuga de pollo, que acá en Argentina come una persona, allá lo comíamos entre los cuatro, una cantidad racionada para cada persona, si comes pastas es una porción mínima con una o dos cucharas de salsa y no es que llenás el plato con lo que tú quieras y menos repetir si tienes hambre, todo allí es en partes iguales no es que el hombre o la abuela o el niño come más, allí no hay merienda o media mañana o es almuerzo o cena, no tienes el privilegio como aquí de hacer tus 4 comidas, allí hay que pensar que si comes de más tu hijo se puede quedar sin comida al otro día, la gente esconde los alimentos que sobran porque guardan por si falta la otra semana, por ejemplo al café o al jugo se le echa bastante agua para estirarlo durante todo el día.

Un claro ejemplo fue para navidad donde aquí en Argentina la comida abunda, allá la gente te sirve un plato con una porción de pernil o de pollo, pan y ensalada, no se repite nada, es eso y ya, el postre por ejemplo allá es uno solo y un pedacito no como acá que tienes para elegir entre helado, turrón o torta.

Uno valora las cosas cuando las pierdes por eso allá han aprendido a la fuerza a valorar la comida, yo veo que acá la comida que sobra la tiran y me da un dolor porque pienso que a mi familia y mis amigos les hace falta.

La gente que ha tenido todo y no ha vivido en la escasez no sabe lo que es eso, por eso me cuesta ver a la gente de aquí que no aprovecha las pocas cosas que tiene o lo mucho que tiene, lo bendecidos que son».

Sobre cómo está el pueblo venezolano hoy con este gobierno señaló «yo quiero contarle a todo el pueblo de Concordia lo que se vive en mi País, porque acá no se cuenta la realidad, sin ir más lejos la luz la cortan todos los días, solo tienes luz dos horas al día, porque buscan que no se difunda la información de lo que pasa y que la gente no pueda informarse o comunicarse. Cortan el agua durante todo el día, a la noche recién hay agua y solo dos horas y que es lo que hace la gente, la desesperación los lleva a recoger agua en lo que sea para poder bañarse, poder lavar la ropa, los platos y hacer todo lo relacionado a la higiene en esas dos horas. Lo tragicómico es que si tienes luz no tienes agua y si tienes agua no tienes luz, eso es fijo que todos los días una de las dos está faltando.

Un sueldo mínimo está en 60 dólares, con eso no les alcanza para comer ni para alquilar, mucha gente está abandonando su trabajo y dedicándose al mercado negro o sea al comercio de revender las cosas básicas de primera necesidad a precios exorbitantes de hasta 3 o 4 veces su valor real, como la leche, el pan, o papel higiénico por ejemplo. Si con Chavez la situación estaba grave ya con Maduro tocamos fondo, fue un declive hacia el abismo».

En el tema de salud expresó «para conseguir medicamentos es una odisea. Poder conseguir antibióticos o analgésicos es casi imposible, aquí en Argentina a un niño le da dolor de cabeza o fiebre salís a un kiosco y podés conseguir un ibuprofeno o para hacerle un té o puedes llevarla a un hospital y ser atendida, allá tu vas y los médicos la revisan pero no tiene los medicamentos, te dan una receta donde te ponen varias opciones y uno tiene que recorrer toda la ciudad a ver si consigues algo y si no consigues tiene que ponerle un paño de agua tibia para que le baje la fiebre, allí no hay suero para los niños que se deshidratan y se mueren porque no la internan porque no tienen los insumos».

«Venezuela siendo un País petrolero tiene escases de combustible y de gas, la gente va con su vehículo a una estación de servicio, hace cola de 4 horas para que solo le carguen la mitad y es mejor que vayas sin nafta porque si tienes cuarto tanque te dicen este ya no y no te surten, además ahora le han colocado un chip a los vehículos y lectores en las estaciones de servicio de manera que ese chip registra que tu visitaste tal estación de servicio, ese día a tal hora y llenaste con tanta cantidad de combustible de manera que tu no puedas ir a otra estación de servicio a cargar más combustible, porque es medio tanque que puedes llenar a diario si te quedaste sin nafta te tienes que aguantar hasta el otro día y ojo a diario si consigues estaciones de servicio abiertas, a veces también tienes la mala suerte de que pasás y el lector no te lee el chip y no te echan diciendo que ya echaste gasolina porque el lector no lo lee, es una locura» subrayó.

«El pueblo venezolano siempre estuvo dividido por ejemplo en lo que era el chavismo y la oposición, ahora son maduristas que realmente son muy pocos, porque es un poco lo que queda del chavismo y la gente opositora, lo que pasa actualmente es que hubo un autogolpe de Estado porque Maduro quiso eliminar el poder judicial, al no haber el poder de justicia, te conviertes en un País con una dictadura, se hace lo que él diga, no hay más ley, no hay más orden y la gente se alzó, la gente pobre, la gente sin recursos se alzó, que era la que estaba con Maduro, porque están pasando hambre, ahora la clase media y la alta también están en la misma situación, así tu tengas dinero también vas a pasar por la misma necesidad del que no tiene, porque no hay recursos, la gente está dividida pero está saliendo a marchar, jóvenes, adultos, médicos, abogados, desempleados, el pueblo en general salió a las calles, con marchas pacíficas, vestidos de blanco con sus gorras de Venezuela, todas se realizan a las dos de la tarde, pero el ejército que está comprado salió con tanquetas a reprimir, ahora la guerra es entre la oposición y los militares y quienes salen perjudicados de todo esto es el pueblo que no tiene armas y esta gente dispara a todo el mundo no le importa si hay ancianos o niños y están habiendo muchas muertes que es lo que realmente no llega como noticia acá» nos relató.

«Yo no pierdo la fe, yo pienso que el País va a cambiar en algún momento, más fondo del que tocamos, qué más puede venir, este gobierno no está siendo condescendiente con nadie, nos están matando, la gente no come, se están muriendo de hambre, estamos en un momento de sobrevivencia con lo que se tiene y lo peor que está pasando es que han hecho que la gente sea conformista de no tener nada y diga por lo menos hoy comimos un pedazo de pan, por lo menos hoy comimos un poco de arroz o granos, por lo menos hoy tuvimos media hora de agua potable y pudimos cepillarnos los dientes, la gente se está conformando de la escases y hasta hoy nada ha funcionado, no puede gobernar la maldad, tiene que acabar algún día, ya cuando venga alguien a tomar el mando se va a encontrar con una Venezuela destrozada que le va a costar años en levantarla, porque sacando este hombre no se van a solucionar todos los problemas, una parte, es como volver a nacer, con nuevos pensamientos, nuevas personas, porque todos los sectores y poderes están corrompidos, pero la esperanza es que la gente se está dando cuenta que la necesidad no es de una clase social en particular sino de todos en general , por eso creo y anhelo que un futuro no muy lejano todo esto se revierta y así poder regresar a mi querida Venezuela» concluyó. 

Contenido Relacionado