APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Salud

Tras la polémica - 9 de Julio de 2017 - Nota vista 902 veces

Salto, la ciudad que se resiste al aborto

En octubre de 2012 se aprobó la interrupción voluntaria del embarazo. Pero hay un rincón de Uruguay en el que la norma nunca cuajó. Primero los Provida y la Iglesia, luego se quejaron los ginecólogos, y ahora la polémica llegó a la educación. Salto va contra la corriente y se resiste.

Los alumnos de quinto y sexto año de orientación biológica del liceo N°1 de Salto llegaron el martes 27 de junio mochila al hombro, como todos los días, listos para entrar a las aulas. Pero la directora los interceptó y les dijo que iban a tener un "taller especial sobre afectividad, responsabilidad y sexualidad". La charla fue dada por madres de un colegio católico del departamento y para los alumnos fue una clase en contra del aborto. Ellas declararon, a través de una carta pública, que "no se trató de un adoctrinamiento" y que "no se planteó ninguna postura". Sin embargo, su palabra se contrapone a lo que muestran al menos dos videos que registraron lo sucedido y que por estos días circularon en la web, abonando un debate candente en torno a la laicidad.

"Eran tres madres, dos docentes y la directora. Ellas y los alumnos. Nadie más. La directora presentó la charla. Lo hizo sin decir mucho. Hasta ahí nadie sabía bien de lo que iban a hablar", dice Ana, de 19 años, desde un banco de la Plaza Artigas, a metros de la catedral a la que la directora va a misa todos los domingos.

Lo primero que hicieron fue poner un video. "Es más fácil aceptar la voluntad de Dios que un crimen propio", decía una mujer en la pantalla gigante de la sala audiovisual del liceo. "Dos años después de esto (un aborto) quedé embarazada y a las nueve semanas de embarazo tuve otra pérdida. Comprendí que mi aborto había matado a mis tres hijos, porque por alguna razón mi cuerpo ya no podía", contaba la mujer con una voz foránea, centroamericana. A esta altura, algunos alumnos no se sentían cómodos con lo que estaban viendo. Según contaron a El País, levantaron la mano para dar su opinión y no les hicieron caso. Dicen que luego empezaron a hablar sin pedir permiso, pero que las madres invitadas (que no eran madres de ninguno de los alumnos del colegio), con el aval de la directora, los hicieron callar. El canal de expresión que encontraron, entonces, fueron las redes sociales.

"Yo y otros compañeros empezamos a poner cosas en Facebook. Este video y lo que decía alguna de las madres", cuenta Ana (que no se llama Ana, pero no quiere dar su nombre real por temor a represalias). En uno de los videos se ve a una de las madres diciendo que hay mujeres que se "dan cuenta" de lo que implica un aborto luego de "tomar la pastilla" y que después de eso "quieren volver atrás". Ana cuenta que en un momento se mostró un video con un testimonio en el que "se rezaba un Padre Nuestro".

Otros estudiantes denunciaron que a algunos les dieron volantes contra el aborto que llevaban la imagen de la Virgen María, algo que el propio obispo de Salto, Pablo Galimberti, reconoció que era cierto. "¿Pero qué problema hay con esto? Estamos hablando del aborto. Entonces estamos hablando de las madres. ¿Y la Virgen María qué es? Es una madre", razona, como quien expone el más lógico y simple de los silogismos. (El País - Uruguay)


Contenido Relacionado