APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Agro

La columna forestal del INTA - 6 de Agosto de 2022 - Nota vista 626 veces

Concordia Viviendas y escuelas de madera: Su incidencia en la salud

Por Ing. Ftal Martín Sánchez Acosta INTA Concordia

Un aspecto que actualmente se tiene en cuenta en los países desarrollados, es la “salubridad” de los edificios, casas, ambientes de trabajo, y educativos, entre otros. Esto impacta directamente en la productividad, estado de ánimo, y la salud humana. A su vez, incide directamente reduciendo el gasto en salud a nivel mundial, siendo que la construcción con madera tiene muchas ventajas verificables científicamente, y certificables, sobre su “salubridad” (lo cual citaremos técnicamente para dejar constancia).


LA MADERA EN EDIFICIOS Y VIVIENDAS

Varios estudios demuestran que el uso de madera en el interior de un edificio tiene claros beneficios fisiológicos y psicológicos para las personas. Por ejemplo, genera una reducción de la presión arterial y la frecuencia cardíaca, el estrés y la ansiedad, además de aumentar las interacciones sociales positivas (University of British Columbia & FPInnovations “Wood & Wellness” – naturallywood). Los estudios también han demostrado que el uso de la madera en espacios interiores puede aumentar los niveles de bienestar, productividad y creatividad.

El uso de productos de madera puede mejorar la calidad del aire interior mediante la moderación de la humedad. Actuando como una esponja, la madera absorbe o libera la humedad con el fin de mantener el equilibrio con el aire adyacente. Esto tiene el efecto de elevar la humedad cuando el aire es seco, y bajarla cuando el aire es húmedo. (The Human Fell, D 2002) También se encontró que la presencia de superficies de madera en una habitación disminuye la activación del sistema nervioso simpático (SNS). El SNS es responsable de las respuestas de estrés fisiológico en los seres humanos. Investigaciones confirman que los interiores con madera y plantas pueden reducir el estrés y promover la relajación. Otros estudios (Tsunetsugu at all. 2007) observaron niveles más bajos de presión arterial y frecuencia cardíaca en un entorno donde hay madera, en comparación con uno donde no hay. En otro sentido, la productividad laboral en oficinas puede incrementarse en un 8% y las tasas de bienestar aumentar un 13%. La madera exalta nuestros sentimientos y mejora nuestra experiencia laboral, los trabajadores que están expuestos a una mayor proporción de superficies de madera tienen asociaciones más positivas con su lugar de trabajo, como: relajarse, calmarse y sentirse más conectado con la naturaleza, y se asocia con una mayor productividad y una menor licencia por enfermedad. (Forest and Wood Products Australia).

Algo difícil de medir, pero que cuenta con un gran consenso es que la madera tiene una “efecto de calidez sentimental” que pocos materiales lo otorgan.


LA MADERA EN LAS ESCUELAS Y ÁMBITOS EDUCATIVOS

En Japón, el Ministerio de Educación llevó un estudio de 3 años en 700 escuelas mostrando una reducción de los brotes de gripe en las escuelas construidas con madera, en comparación a las escuelas de mampostería, y se encontró que profesores y alumnos de las escuelas de madera experimentó menos fatiga. (Mikio Moronuki, Center for Educational Facilities). Otros estudios (Andrew Knox y Howard Parry-Husbands. 2018). Comprobaron que el enfoque y la concentración de los alumnos mejoraron cuando se les pidió que realizaran una tarea en una habitación con superficies de madera. También concluyo que la madera en el lugar de trabajo está asociada con mayor productividad y reducción de ausencias por enfermedad.

El complementar el ambiente con “naturaleza” también tiene sus efectos positivos. La naturaleza se ha relacionado con niveles más bajos de medidas de estrés como fisiológicas en los niños (Bell y Dyment, 2008; Chawla, 2015; Wiens et al., 2016). Un estudio experimental mostró que una vista de la vegetación desde una ventana desde un aula de escuela secundaria produce disminución sistemática en la frecuencia cardíaca y el estrés, mientras que las vistas construidas no lo hacen (Li y Sullivan, 2016) actuando disminuyendo el cortisol (hormona relacionada al estrés) (Dettweiler et al., 2017). Con estos antecedentes, a lo que podemos sumar su rapidez de construcción dando solución al actual déficit (mostramos un caso de Misiones), realmente no se entiende porqué en nuestro país no se fomenta la construcción de escuelas o aulas con madera.


 LA MADERA Y LOS ADULTOS MAYORES

Un estudio (Anme, 2012) concluyó que los productos de madera mejoran la calidad de vida de las personas mayores en viviendas de asistencia. Los resultados indican que el uso habitual de productos de madera (mesas, sillas, muebles…) aumentó de forma significativa las interacciones sociales y relaciones armoniosas, niveles de actividad y energía mental en personas de edad avanzada. Así, los productos de madera parecían mejorar la calidad de vida de las personas mayores al estimular relaciones emocionales a través de una función cognitiva mejorada.

Varios trabajos postulan que el diseño BIOFÍLICO (Diseño que busca conexión con la naturaleza. con elementos que evoquen lo natural, generando un sentimiento inconsciente de bienestar). Mejoran la recuperación de los pacientes y en el lugar de trabajo aumentan la productividad, la creatividad, y reducen el ausentismo. Dado su papel en la construcción de conexiones con la naturaleza, la madera también se asocia con estos beneficios. Una recopilación bibliográfica ( Kuo, M. 2019) sobre los efectos de la naturaleza en la salud humana. Encontrando que los efectos reductores del estrés de la naturaleza se han documentado en adultos en una gran cantidad de experimentos y la evidencia disponible apunta a un efecto similar en los niños. Esto es algo que actualmente se fomenta con “los baños de bosque”, pero eso da para otra nota….


LA SALUBRIDAD DE LAS CONSTRUCCIONES ES CERTIFICABLE

Por su alta aislación a la humedad, y moderar las bajas y altas temperaturas, las construcciones de madera resultan en menor ocurrencia de enfermedades, en especial las de tipo respiratorio, siendo conocidas como “CASAS SANAS”, esto en el contexto internacional reduce “El gasto mundial en salubridad” y permite “ocupar menos camas en hospitales” en especial en salas relacionadas a problemas respiratorios, como en actual COVID, lo cual NO ES UN TEMA MENOR. Debido a ello es que han surgido certificaciones que avalan esta condición de salubridad de los edificios, y casas, entre las cuales se destacan las WELL) donde palabra “wellness” hace referencia al proceso a través del cual una persona empieza a tomar decisiones en favor de una vida saludable y un mayor nivel de bienestar(Well está presente en Brasil), y la salubridad de edificios HBC (por sus siglas en inglés Healthy Building certificate) que también se refieren a la salubridad del ambiente que se trate, así sea de vivienda, laboral, o incluso educativo.




El uso de madera en el interior de un edificio provoca claros beneficios fisiológicos y psicológicos que imitan el efecto de pasar tiempo al aire libre en la naturaleza. Las sensaciones de calidez natural y comodidad que la madera provoca en las personas tienen efectos positivos. Como corolario podemos citar una frase emblemática del arquitecto Michael Green (constructor de rascacielos en madera) “La madera es el único material de construcción que la gente se acerca para tocarla…” sanchezacosta.martin@inta.gob.ar www.inta.gob.ar/concordia

Contenido Relacionado