APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Interés General

5 de Junio de 2021 - Nota vista 1185 veces

Un paraíso en la colina con pulmón propio

Corrían los primeros años de la década del 1930 y el edificio del Hogar de Ancianos “Juana Sarriegui de Isthilart” culminaba su construcción.

Su impulsor Don Domingo Isthilart lo equiparía por completo para luego donarlo al gobierno de la Nación. Esta obra, una más de este gran benefactor de Concordia y de la región, había sido una iniciativa de su difunta esposa y continuado por una de sus hijas y el señor Isthilart.

La elección del lugar para su edificación no fue al azar. Ubicado en un predio, que el empresario ganadero había adquirido, de la zona suroeste de la ciudad donde, por entonces solo se podía apreciar el puente Alvear (inaugurado en el año 1923 por el presidente de ese entonces Marcelo Torcuato de Alvear), única construcción.

Este detalle del lugar da cuenta de lo visionario que era Isthilart: el paisaje como parte importante del descanso de los adultos mayores. Veamos por qué.

Diversas investigaciones actuales destacan como los paisajes naturales repercuten en las personas, incidiendo en las emociones, generando valores que contribuyen positivamente al estado de ánimo del adulto mayor y, de manera simbólica, a su identidad personal (Butz y Eyles, 1997, Stedman, 2002, Rowles, 2006, Tofle, 2009). Dicha identidad se genera a partir de una interacción simbiótica entre el entorno natural y las experiencias espaciales de la persona mayor, contribuyendo al desarrollo e integración de las comunidades que envejecen. Pero vayamos más allá. Algunos estudios indican que la exposición a paisajes naturales eleva la afectividad hacia el entorno cotidiano, por medio de comportamientos ecológicos, y se asocia positivamente con la salud física y psicológica (Park y Mattson, 2008, Gueguen y Stefan, 2014; Zhang et al. 2014). Asimismo, el paisaje natural contribuye de forma terapéutica a su vida cotidiana, a través de favorecer su seguridad, identidad y conectividad con la naturaleza y comunidad. Al respecto, la frecuencia, proximidad y exposición a los paisajes naturales contribuyen al envejecimiento saludable, aumentando las estrategias proactivas frente a las presiones ambientales, proporcionando mayor percepción de seguridad y favoreciendo las actividades al aire libre, los encuentros sociales, y la empatía e identidad ambiental con los entornos naturales.

El predio donde se encuentra el Hogar reúne las características geográficas, además de la flora y fauna, propias de nuestra región. Atravesado por lomadas (el edificio está construido sobre una) y ofreciendo una vista del sur donde se puede apreciar la vegetación que rodea al arroyo Yuquerí Grande. Aun hoy, 90 años después, podemos disfrutar de este paisaje de espinillos, eucaliptos, ceibos y aromos donde se aprecian pájaros como el cardenal y tacuaritas.

Todas estas razones dan cuenta del porqué de la elección del lugar por parte de Don Isthilart. Un sitio que fuera armonioso con el paisaje, ofreciendo las comodidades y una vista privilegiada para que los abuelos puedan tener la paz y tranquilidad necesaria.

Desde 2014, se buscó encontrar un lugar de esparcimiento, y se recuperó una zona baldía.

Dentro del amplio espacio del predio del hogar Isthilart se construyó un camino circular y en el centro fueron colocados aparatos para realizar ejercicios y en la parte externa se plantó árboles autóctonos (palo borracho, paraíso, quebracho, ceibo) y frutales (mangos, guayabas, nueces, citrus) entre otros, que están creciendo y que van a generar un pulmón dentro de esta parte de la ciudad, es de destacar la variedad de árboles, que dan un color inigualable y se respira aire puro.

 El proyecto es seguir plantando árboles en el predio que se encuentra frente a las instalaciones del hogar, y que se convierta en un parque deportivo para el disfrute de los adultos mayores y niños de la zona.

Prof. Carlos Iván Vargas

Prof. Claudia Sanabria

Prof. Diego Miño

Fotografías. Rosendo González

El Consejo Asesor de Protección del Patrimonio de Concordia invita a quienes quieran conocer y difundir el patrimonio de nuestra ciudad y participar en este organismo, a escribir un mail a: cappcdia@gmail.com.

Consejo Asesor de Protección del Patrimonio de Concordia.

Contenido Relacionado