APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Interés General

5 de Junio de 2021 - Nota vista 745 veces

¡Detrás de los trajes, los héroes tienen sus historias de vida!

Tras la primera publicación de “¡Detrás de los trajes, los héroes tienen sus historias de vida!” donde charlamos con Bomberos Voluntarios de Concordia, en celebración por el día de Bomberos Voluntarios este martes 2 de junio. Continúan llegando historias a nuestra redacción. Aquí presentamos a dos personas más, que voluntariamente, dedican sus días para protegernos cuando sea necesario.

Luis Eduardo Ledesma, 33 años, hace un año y medio que es Bombero Voluntario. Su familia se compone por sus hijos, Franco y Rocio, y sus padres Amelia y Nestor.

“Me gusta lo que hago, sigo aprendiendo y ayudando, hoy día trabajo de seguridad y también en el cuartel es mi otro amor”.

Me gusta aprender todo, me inclino mucho al incendio forestal y al rescate vehicular.

Si bien imaginamos que en esta convivencia diaria hay muchísimas anécdotas (algunas quedarán por siempre en el cuartel) Luis elige mencionar una con la que se rieron mucho en su momento, luego de que sonó la sirena en una emergencia ...

“Yo era nuevo, resulta que estábamos cargando el equipo estructural, me estaba terminando de poner el traje, pero el móvil arrancó y se fue rápido con toda la urgencia del momento”, se ríe recordando.

“Me acuerdo que me puse a gritar en la calle, corriendo atrás del móvil, ´no se olviden de mí´, luego me pude trepar al camión y nos fuimos al incendio”, explicaba tentado.

Otra de las grandes personas que tuvimos el honor de conocer es Luciano Daniel Berloni de 57, Cabo Suboficial en Bomberos Voluntarios de la ciudad de Concordia, hace 35 años que llegó a nuestra ciudad, es oriundo de la provincia de Buenos Aires (San Martín). Luciano también trabaja de chofer de colectivos en la Línea 2.

“Esto es algo que me llena el corazón”, comenzaba diciendo cuando le preguntamos por ser bombero. “Siempre me motivó mucho estar acá en bomberos, por lo que uno hace, por los compañeros que uno tiene y la calidad de gente”.

Luciano para el cuartel es una pieza fundamental ya que hace mecánica, “sí, hago todo el mantenimiento de los camiones, entre otras cosas”.

Cuando le consultamos por la pandemia y qué nos podía decir sobre este tiempo, pronunció, “la verdad que es algo muy desagradable, muchas veces me ´bajoneo´, estamos viendo las situaciones de otras personas, por lo que están pasando, es terrible”.

De inmediato lo relaciona con sus hijos y cuenta que está divorciado, “tengo tres hijos, uno es médico en Rosario en un Hospital Público… (hace una pausa), son cosas muy complicadas. Gracias a Dios él está sano, pero trabaja en terapia intensiva…”. Aunque no lo menciona es evidente su preocupación como padre.

Además no deja de mencionar sus otros dos orgullos, uno de ellos “está estudiando en el Profesorado Matemática y el tercero, el más chico, comenzó la Facultad de Ingeniería”, antes de despedirse se le escapa el entrerriano (inevitable luego de 35 años en la ciudad). “Gracias a Dios ellos son muy buenos gurises”.

Contenido Relacionado