APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Salud

Los 5 primeros días de la infección por covid-19 son los más peligrosos - 21 de Noviembre de 2020 - Nota vista 657 veces

Un estudio señala la gran relevancia que tiene identificar y aislar los casos lo más precozmente posible

La primera semana es clave en evitar la propagación de la infección del SARS-CoV-2. Los cinco primeros días, generalmente antes de que aparezcan los síntomas, son los más peligrosos ya que, según un informe publicado en The Lancet Microbe, es cuando hay mayor cantidad de virus y, por tanto, más riesgo de infección. Por ello, los autores de este estudio subrayan la gran relevancia que tiene identificar y aislar los casos lo más precozmente posible.

La investigación confirma que carga viral del SARS-CoV-2 (la cantidad de viras que hay en una persona) alcanza su punto máximo en el tracto respiratorio superior, que se cree que es la principal fuente de transmisión, al inicio de la enfermedad; es decir, desde el inicio de los síntomas hasta el quinto cinco. Esta situación es diferente a la observada en otros dos coronavirus, como el SARS-CoV y el MERS, donde el pico de carga viral es más tardío.

Ello podría explicar por qué la pandemia de covid-19 se propaga más rápidamente en la comunidad.

Los investigadores señalan que aunque el material genético del SARS-CoV-2 puede detectarse en las muestras respiratorias o de heces durante varias semanas, no encontraron ningún virus vivo, capaz de infectar, en las muestras recogidas después de los nueve días de inicio de los síntomas.

Esta situación es diferente a la observada en otros dos coronavirus, como el SARS-CoV y el MERS, donde el pico de carga viral es más tardío

«Se trata de la primera revisión sistemática y metanálisis [98 estudios analizados] que ha examinado y comparado exhaustivamente la carga viral y la eliminación de estos tres coronavirus humanos. Proporciona una explicación clara de por qué el SARS-CoV-2 se propaga de manera más eficiente que el SARS-CoV y el MERS-CoV y es mucho más difícil de contener», señala el autor principal, Muge Cevik, de la Universidad de St Andrews (Reino Unido).

Los resultados del estudio parecen indicar que la mayoría de la transmisión ocurre durante los primeros días, especialmente en los 5 primeros después del inicio de los síntomas, lo que indica la importancia del confinamiento voluntario inmediatamente después del inicio de los síntomas.

Además Cevik reconoce que es preciso concienciar a la opinión pública sobre la «variedad de síntomas relacionados con la enfermedad, incluidos los leves que pueden aparecer antes que los que son más prominentes, como tos o fiebre».

El estudio ha examinado específicamente a las personas infectadas con el SARS-CoV-2 y principalmente a las que fueron hospitalizadas, por lo que los resultados solo son relevantes para el período de autoconfinadas de personas con covid-19 confirmado y no se aplican a aquellas en cuarentena que pueden o puede que no hayan estado expuestas después del contacto con alguien infectado. Actualmente, muchos países recomiendan que las personas con una infección por SARS-CoV-2 se aíslen por sí mismas durante 10 días, lo que, según los autores, está en línea con sus hallazgos.

Los resultados del estudio parecen indicar que la mayoría de la transmisión ocurre durante los primeros días, especialmente en los 5 primeros después del inicio de los síntomas

Entender cuándo es más probable que los pacientes sean infecciosos es de vital importancia para diseñar las medidas de salud pública efectivas para controlar la propagación del SARS-CoV-2.

Este estudio analizó los factores clave involucrados en este proceso: carga viral, eliminación de ARN viral (la cantidad de tiempo que alguien arroja material genético viral (ARN), que no necesariamente indica un persona es infecciosa, ya que no es necesariamente capaz de replicarse) y el aislamiento del virus vivo (un indicador más fuerte de la infecciosidad de una persona, ya que el virus vivo se aísla y se prueba para ver si puede replicarse con éxito en el laboratorio).

Los resultados de los estudios del SARS-CoV-2 mostraron que el tiempo medio de eliminación del ARN viral en el tracto respiratorio superior, tracto respiratorio inferior, heces y suero fue de 17 días, 14,6 días, 17,2 días y 16,6 días, respectivamente. Y, en cuanto a la presencia de virus vivo, ningún estudio incluido en esta revisión sistemática logró aislar con éxito el virus vivo después del noveno día del inicio de los síntomas en cualquier tipo de muestra, a pesar de las cargas de ARN viral persistentemente altas.

«Estos hallazgos sugieren que, en la práctica clínica, es posible que no sea necesario repetir la prueba de PCR para considerar que un paciente ya no es infeccioso, ya que podría permanecer positivo durante mucho más tiempo y ello no necesariamente indica que podría transmitir el virus a otros. En pacientes con síntomas no graves, su período de contagiosidad podría contarse como 10 días desde el inicio de los síntomas», asegura Cevik.

La carga viral más alta de ARN del SARS-CoV-2 se detectó en el momento en el que comienzan los síntomas o antes del quinto día del inicio de los síntomas.

En pacientes con síntomas no graves, su período de contagiosidad podría contarse como 10 días desde el inicio de los síntomas

«Aunque las cargas de ARN viral parecen ser muy similares entre las personas con y sin síntomas, algunos estudios sugieren que las personas asintomáticas podrían eliminar el material viral de sus cuerpos más rápidamente -explica Cevik-. Algunos estudios han encontrado que las personas con una infección asintomática pueden eliminar el virus más rápidamente, lo que sugiere que aquellos sin síntomas pueden ser tan infecciosos como los que sí los tienen al comienzo de la infección, pero pueden ser infecciosos por un período más corto. Sin embargo, en esta etapa, hay datos limitados disponibles sobre la diseminación de virus infecciosos en individuos asintomáticos como hacer cualquier cambio de política sobre la duración de la cuarentena en ausencia de pruebas».

Los autores también advierten que la mayoría de los estudios incluidos en la revisión se realizaron en pacientes que ingresaron en el hospital.

Por lo tanto, «aunque nuestros hallazgos pueden no aplicarse a personas con una infección más leve, los resultados sugieren que aquellos con casos más leves pueden eliminar el virus más rápidamente de su cuerpo. Además, es probable que el uso cada vez mayor de tratamientos, como la dexametasona, el remdesivir y otros antivirales e inmunomoduladores en los ensayos clínicos, influya en la diseminación viral en pacientes hospitalizados», dice la autora principal, Antonia Ho del MRC-Centro de Investigación de Virus de la Universidad de Glasgow (Reino Unido).

Contenido Relacionado