APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Opinión

Ser + Humanos - 21 de Marzo de 2020 - Nota vista 1928 veces

El planeta en reposo… ¿Qué podemos hacer?

En este momento incierto y desafiante en que nos encontramos como Humanidad, lo fundamental es tomar consciencia del cuidado que merecemos entre todos. Ser responsables con cada acto y prudentes al resguardar nuestro sistema inmunitario, porque cada acción repercute en toda la humanidad. Estamos interconectados.

Un punto importante en estos tiempos de cuarentena y aislamiento social es concentrarnos en todo aquello que PODEMOS HACER… y que antes, tal vez por falta de tiempo no lo hacíamos. Ahora ya no hay excusas para ponernos al día con nuestra vida; dado que no hay tantos “tengo que hacer…”, hoy podemos “elegir aquello que nos hace bien”.

Una máxima dice: “Donde pones la atención, va la energía y se hace más grande”. Por eso, lo importante es focalizarnos en todo aquello que podemos hacer, en forma positiva, y no en la queja, el enojo o la angustia por todo aquello en lo que estamos limitados.

¿QUÉ PODEMOS HACER?

1- Habitar el presente; focalizar en el aquí y ahora. La tendencia de la mente es irse al pasado y al futuro. Y en este momento, fundamentalmente, se va al futuro, haciendo hipótesis y suposiciones… ¿Y si pasa esto?... ¿Y si pasa lo otro?... ¿Y si …? ¿Y si…?... Y allí nos enganchamos en pensamientos inútiles, nos preocupamos y nuestra energía baja. Ir día por día, vivir el hoy. Y cada día levantarse con la frase: “Solo por hoy…. haré esto, diré aquello, me concentro en… ”

2- Cultivar la gratitud y la apreciación por estar cuidados y seguros en casa, en familia, junto a quienes amamos, con salud, con vida. Tomar consciencia que en este momento hay muchos profesionales de la Salud (médicos, enfermeros, etc.) trabajando en el frente de tormenta, exponiendo sus propias vidas en pos de todos; hay muchos científicos laborando día y noche para crear una vacuna; hay gente en el gobierno tomando decisiones para la salud pública. Y nosotros, aquí, tranquilos en casa; seguros, resguardados, con alimento, con abrigo. Por eso, es fundamental dar gracias cada mañana y luego cada noche antes de irnos a dormir. Esta actitud proviene del amor y debilita el miedo.

3- Evitar entrar en pánico. El miedo masivo genera más drama y no ayuda en la solución, sino que genera más problemas, es destructivo y limitante. Por eso, es clave reducir el tiempo de exposición ante la TV o radios sensacionalistas que fomentan el drama. Elegir uno o dos medios o programas serios, por día, para informarse y listo.

Bruce Lipton, biólogo celular de Estados Unidos dice: “…el estrés es responsable de hasta el 90 % de las dolencias, incluyendo dolencias cardíacas, terminales y diabetes. Cuando un individuo está en estrés, la liberación de hormonas de estrés (por ejemplo, cortisol) cierra el sistema inmunológico para conservar la energía del cuerpo para huir del estrés percibido… Las hormonas del estrés son tan eficaces para comprometer el sistema inmunológico, que los médicos proporcionan terapéuticamente a los beneficiarios de trasplantes de órganos con hormonas de estrés para evitar que su sistema inmunológico rechace el implante extraño. La conclusión está clara: ¡el miedo al coronavirus es más letal que el propio virus!

Los medios de comunicación (tal vez en conjunto con la industria farmacéutica) están comprometiendo la salud de las personas usando la tarjeta de miedo. Este es el resultado del pensamiento negativo (el efecto nocebo) que es todo lo contrario al efecto placebo se manifiesta a través del pensamiento positivo.

4- Es momento de colaboración. Salirse de uno mismo, del bullicio mental que nos auto-provocamos…. y preguntarnos: ¿Cómo puedo contribuir o colaborar con esta situación y con los demás? ¿Qué necesita quien está a mi lado? ¿Qué puede precisar mi padre/ mi madre/ mis hermanos/mis amigos…? y llamarlos por teléfono… Permanecer unidos y en colaboración. Sacar el líder que llevamos dentro, tomando la iniciativa, llevando calma y tranquilidad a los demás.

5- Volvernos creativos. Buscar espacios para inspirarnos, dejar que fluyan nuevas ideas, talentos dormidos, despertar algún hobby… ¿alguna herramienta para compartir con los demás?

6- Aprovechar a limpiar la casa, ordenar aquellos espacios que sean necesarios y que fueron postergados. Hoy no tenemos excusas. Y así como es afuera es adentro. Usar esta limpieza y orden para llevarlo como una metáfora a nuestra vida... ¿Qué área de nuestra vida necesita un poco más de orden o limpieza?

7- Cultivar la mente. Usar o aprender a usar las herramientas tecnológicas, internet, las redes sociales para crecer, aprender, estudiar… Podemos hacer yoga, ejercicios con videos de YouTube, estudiar un idioma o escuchar conferencias de personas que admiramos.

8- Cuidar nuestro cuerpo, conectarnos con la belleza, hacer duchas relajantes, estar lindos en casa. Fortalecer nuestro sistema inmunológico: lavarnos las manos con jabón, tomar sol, vitamina C, consumir frutas, vegetales, alimentos probióticos, salir del sedentarismo, evitar el estrés, descansar entre 7 y 8 horas.

9- Conectar con el corazón. Realizar ejercicios de relajación y meditación; orar; hacer respiraciones profundas para calmar la mente o visualizaciones para conectarnos con nuestros sueños y objetivos.

10- Y fundamental: conectar con la familia, dialogar y escucharnos; estar conscientes que es un momento para apoyarnos y cuidarnos entre todos.

Y como se dice: “Viralicemos el amor, no el miedo”.


COACH MARIA INES FRANCISCONI

LIDERAZGO Y VIDA CONSCIENTE

Facebook / Instagram: Ine Francisconi

Contenido Relacionado