APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Opinión

30 de Noviembre de 2019 - Nota vista 991 veces

Entrevista a Dora Blanche Delavy (parte III)

Desde los inicios, la tarea de organizar un Museo que funcione como un verdadero polo de cultura, fue complejo y dificultoso. Eran muy importantes los aportes generados por la Comisión de Amigos del Museo en el desarrollo creciente de la institución, y también de algunas administraciones municipales. Pero los cambios institucionales y sociales fueron decreciendo ese interés. La comisión de amigos se disolvió, y muchos de sus integrantes fallecieron. A pesar de tratar de revitalizarla con otras convocatorias no se volvió a conformar. Y el Museo quedó sujeto a la voluntad política de las distintas administraciones, algunas más generosas que otras en la distribución en el plan de inversiones, y otras no incluyeron estos servicios.

Así, de igual manera siempre hemos tenido el apoyo de la comunidad de Concordia mediante el mecenazgo de ciudadanos particulares, empresarios y comerciantes que en distintas oportunidades han compartido nuestras inquietudes, participando en la organización de congresos, actos culturales de distinta índole, y espectáculos que han quedado en la memoria de la ciudad por su calidad e importancia.

Para protegerlo de iniciativas que discordaban con el uso de espacios en el edificio, y cumplir con la misión y función de la institución Museo, se realizaron distintos documentos y Declaraciones de bien patrimonial, con la colaboración de la Comisión de Patrimonio de Concordia. Sumado a ello, se generaron otras Declaraciones a nivel Provincial y Nacional. Aún así, en distintas etapas hubo ocupaciones impuestas, que nada tienen que ver con la organización museológica. Una realidad que aún persiste obstinadamente.

Es importante señalar las distintas obras de puesta en valor realizadas a través del tiempo: intervención en los techos, y colocado de domo de policarbonato en terraza libre, instalación de agua en pisos superiores con su correspondiente bomba, reconstrucción de sanitarios, renovación e instalación de artefactos eléctricos, reparación de ingreso al edificio: colocación de mármol en huellas y contra huellas rotas o ausentes en escalera principal, reparación integral en hall de acceso, reparación y reconstrucción de balcón principal. Instalación de iluminación con réplicas en el sector. En el interior del edificio: limpieza, pulido y reparación de aberturas, arreglo de herrajes y colocado de vidrios. Limpieza de muros, reproducción de molduras ausentes o rotas. Escalera de madera, de acceso al 2do. Piso: se reforzó la estructura, efectuándose todas las reparaciones necesarias.

En el 1er. Piso, se sustituyeron cielorrasos, se repararon ventanales de los bow Windows, se agregaron zócalos de madera en tramos ausentes, pulido de pisos, revoques y pintura de muros. En el sector anexo, se construyó con donaciones un amplio salón de usos múltiples, destinado al desarrollo distintos servicios por extensión educativa, y sectores para talleres de restauración de bienes museables, depósito de herramientas y maquinarias. En las fuentes ornamentales, se restauraron todos los detalles visibles de cada fuente, se colocaron electrobombas nuevas para reciclado de agua y se agregaron las esculturas. Se retiraron los agregados arbóreos, y se resembró césped original. No puedo dejar de mencionar el apoyo incondicional brindado, en estos últimos años, de la Coordinación del Consejo de Patrimonio de Cdia.

Contenido Relacionado