APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Opinión

Por Raúl Horacio Peñafort - 30 de Noviembre de 2019 - Nota vista 1229 veces

Comodoro Juan José Pierrestegui, a 54 años de su fallecimiento (Parte 2)

DESTINOS DONDE PRESTÓ SERVICIO Su primer destino fue en la Base Aérea Militar General Urquiza (Paraná), asiento del Grupo I de Observación. Dicha base mantuvo esa denominación hasta el 15 de marzo de 1949, fecha en que cambia por la de II Brigada Aérea.

En mayo de 1947 pasó a revistar en el Regimiento 1 de Transporte Aéreo en El Palomar. Sucesivamente lo hizo en el Comando Aéreo Táctico, en el Grupo 2 de Transporte Aéreo, destino en el cual, como piloto de transporte realizó distintas misiones al exterior. Una de ellas se informa por separado.

En la continuidad de su carrera realizó el Curso Básico de la Escuela de Comando y Estado Mayor (1954). Revistó sucesivamente en la Dirección General de Sanidad Aeronáutica y en el Comando en Jefe de la Fuerza Aérea Argentina (1955).

Fue nombrado vocal permanente de la Junta de Calificación para el Personal Militar Subalterno (1958).

Prestó servicios en el Comando Aéreo de Combate (1959) y luego en la I Brigada Aérea de El Palomar donde funcionaba el Grupo 1 de Entrenamiento que muy pronto sería dotado con los nuevos T-34 Mentor (1960). En agosto de ese año, comandó el DC-4 en el que viajaban los integrantes del primer ferry del nuevo sistema de armas North American F-86F adquirido en Estados Unidos.

En tal sentido se agrega que por ese entonces fueron comisionados pilotos con larga experiencia en el vuelo de los Gloster Meteor, para cumplir un intensivo entrenamiento en dicho país; los aparatos ya reacondicionados fueron trasladados a la Base Williams (Arizona) donde se encontraban los pilotos y técnicos de nuestra Fuerza Aérea a la espera de ser entrenados en el nuevo aparato. El primero de los vuelos ferrys, integrado entre otros por el Comodoro Pierrestegui, se efectuó el 6 de septiembre de 1960.

En 1961 finalizó el Curso Superior de la Escuela de Comando y Estado Mayor (ECEM) y luego regresó al Comando Aéreo de Combate. Al igual que todos los aviadores militares alumno de la ECEM y destinados en los comandos superiores de la FAA, durante estos dos años Pierrestegui voló los Mentor donde satisfizo su pasión por el vuelo acrobático.

El 28 de diciembre de 1962, fue nombrado jefe del Grupo 3 de Caza-Bombardeo con asiento en la VII Brigada Aérea de Morón, también dotada con aviones Mentor para su escuadrilla de Servicios. En este destino, sumado al selecto elenco de pilotos civiles acrobáticos que engalanaban con sus filigranas los festivales aéreos en todo el país.

Precisamente por su gran capacidad en el manejo de los aviones lo llevó a transformarse en figura nacional de acrobacia aérea; lo que motivara que fuera designado Jefe de la Escuadrilla de Acrobacia Aérea de la Fuerza Aérea Argentina

En cada oportunidad que tenía regresaba a Concordia y su presencia no pasaba desapercibida, muchos niños –al igual que lo hacía él en su niñez- miraban el cielo y veían la imagen de su avión que volaba a baja altura y con seguridad que realizaba una acrobacia. En uno de esos tantos vuelos toma contacto con los jóvenes de la Cámara Junior de nuestra ciudad, presidida por Salvador Carubia y tomó conocimiento que Aerolíneas Argentinas tenía previsto finalizar los vuelos del hidroavión que unía Concordia con Buenos Aires y acá no se contaba con una pista adecuada para el aterrizaje de los aviones Avro 748.

Estaba la pista “El Espinillar”, precaria por cierto que permitía el aterrizaje de pequeños aviones, así fue como con los integrantes de la Cámara pergeñaron el diseño de una pista que permitiera la operación de aquellos aviones de pasajeros. Transcurría el mes de marzo de 1962, la gerencia de Aerolíneas había fijado como fecha límite septiembre de ese año para contar con una. Hasta ese momento se realizaban los vuelos con el hidroavión, el último de ellos se produjo el día 30 de abril.

En tiempo récord, con un trabajo denodado de hombres y máquinas, el apoyo de las autoridades municipales, de distintas instituciones (Ejército, Vialidad, etc.) y el pueblo todo que colaboró como pudo (materiales, dinero en efectivo o la compra de un bono contribución) en poco más de tres meses la futura pista estuvo finalizada.

Las condiciones climáticas hicieron que su inauguración fuera reprogramándose, finalmente el 26 de agosto de 1962 con la presencia de altas autoridades de Aerolíneas Argentinas, de la Dirección de Aeronáutica Civil, de la Fuerza Aérea, autoridades locales, medios de prensa nacionales y un público que concurrió masivamente al Aeródromo “El Espinillar”, operó por primer vez el avión Avro 748, bautizado “Ciudad de Concordia” y como no podía ser de otra manera, el entonces Vicecomodoro Juan José Pierrestegui al frente de la escuadrilla Mentor, la escuadrilla de los Gloster Meteor y aviones de la Prefectura, Ejército y civiles brindaron un espectáculo que no se ha vuelto a repetir en nuestra ciudad, como decían las crónicas de la época, “dignas de un circo americano”.

UNA MISIÓN HUMANITARIA

Prestando servicio en el Grupo 2 de Transporte Aéreo de la I Brigada Aérea, integró la tripulación del Douglas DC-4 (T-45) como primer piloto, en la que se brindó ayuda humanitaria como consecuencia del terremoto que afectara a Balikesir, en la región de Anatolia, Turquía, el 18 de marzo de 1953.

La ayuda humanitaria, bautizada “OPERACIÓN BANDEJA” consistió en el envío a la zona de desastre un equipo de médicos y enfermeras, frazadas, catres, antibióticos, plasma, gasas, vendas y elementos varios. En la oportunidad se usaron aviones Avro Lincoln, cuya matrícula es LV-ZEI, llamado “Cruz del Sud” y el Douglas ya citado. En ese entonces, ostentaba el Grado de Capitán.

Así estaba compuesta la tripulación:


La misión se inició el 29 de marzo de 1953, la cual fue dispuesta por Decreto N°5450 del 27 de marzo (Boletín Aeronáutico Público N°998); en esta cuestión se debe mencionar el tema de la autonomía, sobre todo por el cruce oceánico. Este avión hizo el vuelo sobre el Atlántico en 11 horas y media; arribaron a Turquía el 5 de abril y regresaron a Morón el 8 de mayo.



Contenido Relacionado