APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

CORREO DE LECTORES

Fecha de emisión de correo de lector: 13 de Agosto de 2022

Día del Niño... de todos los niños

Escrito por:
Pablo Sánchez

En realidad esta fecha fue cambiando, primero fue el primer domingo de agosto, luego y por motivos comerciales (para poder comprar un regalito), se decidió celebrarlo el 2° domingo de este mes, finalmente quedó establecido, según alguna fuente, el 21 de agosto.

Pero hoy en realidad se habla del Mes del Niño. Bueno, para simplificarlo, diré que en realidad debería ser todo el año del niño. Porque son muchos los niños que están pasando muy mal, y no solo por motivos económicos, hay otros problemas que deberían tratarse mientras dure la niñez de nuestros chicos y chicas.

La soledad, el abandono de un niño, que está en la calle, o en alguna institución, esperando de personas con deseos de padres que los adopten, o por lo menos que les den cariño, compañía.

La tristeza de ese niño con mirada perdida, porque una vez más la comida no alcanzó a llenar su plato, a calmar ese molesto retortijón en su pancita vacía.

La ansiedad de tantos niños que reciben un juguete, pero lo que esperan es que su papá y su mamá le dediquen más tiempo para jugar con ellos, para disfrutar juntos de un paseo, de mirarse o simplemente de sentir su abrazo, que son importantes para ellos.

Que cada hogar sea la escuela donde se enseña a amar, a comprender, a perdonar, a ser generosos.

Día del Niño… de todos los niños, no alcanza con celebrarlo un día, debe ser nuestro compromiso el de los adultos, de toda la sociedad, de crear conciencia de que ellos necesitan ser amados y respetados. Poder crecer, jugar y estudiar que son sus derechos.

Debe ser días de luchas contra la explotación infantil, contra el abuso de su inocencia, de cuidar lo que reciben a través de internet, especialmente pornografía.

Es difícil, pero si todos los adultos que no olvidamos que alguna vez fuimos niños, nos hacemos responsables de ser custodios de todos los niños, y de protegerlos con amor, es posible cambiar esa realidad que lastima la inocencia y el corazón de tantos niños.

Esta reflexión no es para entristecer, ni intenta borrar la celebración del día de los niños que es en realidad celebrar la vida, que va prolongándose y creciendo con más fuerza.

Hagamos entre todos un día o días del niño más feliz, más pleno. Sin olvidar que ellos no son “personitas” como a veces decimos, son personas, en todo el sentido de esta hermosa palabra.

A todos los niños, “feliz día” y que los adultos construyamos cada día un mundo mejor, más humano para ustedes.