APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

CORREO DE LECTORES

Fecha de emisión de correo de lector: 16 de Julio de 2022

Noche de gala por la Patria

Escrito por:
Pablo Sánchez

La cita era a las 21.30 hs en el Teatro Odeon. Llegamos puntualmente. El “clima” que se vivía era de fiesta, de alegría. Saludamos a los conocidos y entramos. Ansioso por ver un espectáculo bueno, como nos tiene acostumbrado la Dirección de Cultura y de Ceremonial de la Municipalidad de Concordia.

Nos acomodamos en las butacas y comenzó el espectáculo en homenaje a nuestra Patria.

La maestra de Ceremonia, impecable como siempre, anunció el comienzo de una noche artística excepcional; presentando a Luciano y Juan Torales; ellos entraron al escenario con sencillez, se ubicaron en sus lugares, y casi como si estuvieran en el patio de su casa, comenzaron a mostrar su talento con hermosas canciones litoraleñas. No los conocía, pero canción tras canción entraron, como remando. En el río de nuestros sentimientos. Al terminar, los aplausos atronaron la sala del teatro, y queríamos más.

A este dúo excepcional le siguió, un número artístico, de gran belleza y talento; el Ballet “Sembrando Futuro”, dirigido por el profesor Luis Oyarbide. El escenario de llenó de belleza, de alegría y de baile. Nos brindaron un espectáculo brillante. Jerarquizaron la noche con elegancia, con su forma de bailar nuestra música, que hizo que fueran aplaudidos una y otra vez. Como concordiense sentí un íntimo orgullo por nuestros artistas locales, no siempre reconocidos, no siempre valorados en su verdadera dimensión profesional, artística.

A una noche que a esa altura era todo canto, baile y belleza de nuestro folclore, se sumó Tarragó Ros, que nos regaló conocidas y queridas canciones de su extenso repertorio. Los aplausos se repitieron y los “otra, otra” se repitieron.

Fue una noche digna del homenaje a nuestra Querida Patria.

Minutos antes de la medianoche, amanecer del 9 de Julio, mirábamos hacia atrás, esperando la entrada de la Banda del Regimiento de Concordia, que tradicionalmente nos guía en la entonación de nuestro Himno Nacional; esto nunca ocurrió. De repente vi que el artista visitante, sin darle tiempo a la locutora para presentar a la Banda, dio la señal de comienzo a uno de sus músicos, y el entonó la canción patria. Una versión, para mí, sin pasión. Todos nos pusimos de pie y unimos nuestras voces. Yo me preguntaba qué había pasado con la Banda del Regimiento, a quien la había vistos, minutos antes, preparada y formada en el hall del teatro para ingresar, como ya es tradicional que lo haga. No obtuve ninguna respuesta. Eso sí, muchos extrañamos su presencia, que con esa interpretación sentida del Himno, guía nuestras voces, y con esos uniformes que llevan con gallardía y orgullo, nos recuerdan a los patriotas que entregaron sus vidas para liberarnos del enemigo, recuerdo que nos emociona y hace que cantemos con toda nuestra voz, con la fuerza y la emoción que nace de un corazón bien argentino. Ese fervor no estuvo presente y quedó ahogado en nuestras gargantas el deseo de cantar la Marcha de San Lorenzo, que siempre cierra este acto patriótico. Muchos de los presentes se retiraron disconformes, porque si bien el artista es famoso, la Banda nos acompañó toda la vida.

De igual manera, fue una noche hermosa en el Odeon, con artistas, locales e invitado que dieron lo mejor de sí. Y nos llevó a gritar con fuerza y esperanza ¡VIVA LA PATRIA!