APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

CORREO DE LECTORES

Fecha de emisión de correo de lector: 24 de Noviembre de 2021

NOS DOMINA LA INCERTIDUMBRE

Escrito por:
Adolfo Daniel Badaracco

Aún seguimos paralizado. Los lugares que una vez estuvieron llenos del ajetreo y el bullicio propio de la vida cotidiana se han convertido en sitios fantasma con varias restricciones masivas. 

 Los anuncios sobre vacunas contra el Coronavirus invitan al optimismo, pero para acabar con la Pandemia y regresar a la normalidad sigue estando lejos. Viajar sin restricciones, no usar Barbijos y asistir a eventos masivos son algunas actividades que tardarán en volver, no basta con que aprueben las vacunas y todos los países arranquen con sus campañas de vacunación.

Para hablar de "Nueva Normalidad", según expertos, hará falta vacunar a una gran mayoría y esto podría tomar varios meses e incluso años. Tampoco está claro qué normalidad viviremos al conseguir una inmunidad colectiva. Todo dependerá de cuánto dure la protección de las vacunas y de si cortan la transmisión para evitar que enfermemos. Además alguien sabe  cuánta gente hará falta vacunar aún para recuperar la vida de antes.

Cómo y cuándo volveremos a la normalidad es lo que está en la mente de todos como también es muy seguro que para lograrlo haya que vacunar a más del 75% de la población mundial. La pregunta que surge es: ¿Cuándo saldremos de esta sensación de excepcionalidad y volveremos a vivir de una manera que consideremos “normal”?. ¿Estamos cerca o lejos de que esto ocurra?, pues aún no se avizora un momento más o menos cierto que nos señale una vuelta a una normalidad similar a como la vivíamos antes. 

Por otra parte, el tiempo juega en contra. Mientras exista mayor circulación del virus, a nivel comunitario y durante más tiempo, las posibilidades de la aparición de nuevas variantes e incluso cepas, que evadan la respuesta inmunológica producida por la vacuna y que puedan ser más virulentas, son hechos considerablemente mayores. Si bien todas las vacunas que se están utilizando son seguras y eficaces, pareciera que no todas tienen la misma capacidad para afectar la transmisión del virus. Así que es muy posible que tengamos que apuntar a coberturas por encima del 70% para realmente frenar las curvas de contagios, ¿o no?