APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

CORREO DE LECTORES

Fecha de emisión de correo de lector: 11 de Octubre de 2021

Panamá y Pandora Papers (3ra.Parte)

Escrito por:
Ricardo Monetta

La revelación de los “Pandora Papers” como los de Panamá Papers, desveló el entramado de sociedades “pantallas” armadas en el extranjero por 14 importantes estudios de abogados dedicados a ese fin, entre los cuales aparecen como “beneficiados” al menos de 2.521 residentes argentinos, sin contar los miles que ya se habían contabilizado en los Panamá Papers. Ambas investigaciones empiezan a echar luz sobre uno de los conflictos económicos que mayores perjuicios económicos le producen al país. Según la información recibida por la AFIP desde las administraciones tributarias de más de 90 países, hay más de 600 mil cuentas bancarias en las que su titular es un residente argentino. Mientras se esperan los resultados finales de los nombres de los beneficiarios, se logró identificar a más de 470 casos con grandes irregularidades entre los saldos de sus cuentas informados desde el exterior y las declaraciones juradas de sus titulares.

Ya vimos cómo tanto Mauricio Macri, su Padre Fransisco, y su primo Calcaterra “sembraron” de cuentas offshore en el mundo. A las que agregar ahora el “fideicomiso ciego” de la madre Beatriz Blanco Villegas, es la titular de la cuenta offshore en el Principado de Liechtenstein, del producto del blanqueo irregular que realizó su hijo Gianfranco Macri. Las cuentas abiertas en todo el mundo dan como resultado a las arcas fiscales, una pérdida de impuestos no pagos de una suma no pago de alrededor de 500.000 millones de dólares. La Argentina se perjudica en impuestos no cobrados, por 24.000 millones de dólares.

Uno de los casos emblemáticos, en los que los hombres de negocios convocan a sus hijos para esconder su participación, es la del empresario de la construcción Aldo Roggio, cordobés, que puso a sus hijos al frente de las cuentas en EEUU y Suiza.

El inescrupuloso CEO de Clarín Héctor Magnetto, registró en las Islas Vírgenes Británicas, una offshore con el nombre de Eats River Corporation, a pedido de una oficina de Mossak Fonseca en Suiza. Durante el año 2001, el Grupo Clarín formó parte de las 520 empresas que realizaron transferencias millonarias al exterior.

El ingeniero Hervé Falciani, aportó una lista de 106.000 cuentas en mundo offshore de las cuales 4040 eran de argentinos. También los “inmaculados” dueños de La Nación, la Familia Saguier, vendió sus operaciones de clasificados digitales a la Cía. Navent Group. Ltd. La incursión de los hermanos Saguier en las offshore se hizo a la Firma panameña Ferrer Alfaro y Ramírez, en las Islas Vírgenes y en las islas Caimán.

El empresario Claudio Beloccopit, dueño de Swiss Medical Group que recibió 2.400 millones de pesos durante la Pandemia por parte de un subsidio del Estado y es el que tiene mayor cantidad de cuentas en los “paraísos Fiscales”, y se llaman Karina Portfolio, Tiago Global, Perfond Business, etc. Además es dueño del 40 % de las acciones del Grupo América. Otro, es el Pte. del Ingenio Ledesma (cómplice de la dictadura), Santiago Ignacio Blaquier y su hijo Luis Blaquier. Esta familia de terratenientes, compró 34 millones de dólares y los fugaron al exterior. Figuran en los archivos desclasificados como inversores inmobiliarios en La Barra, y Punta del Este en Uruguay. Y las cuentas están en el UBS, en la Banca Suiza.

El cupo femenino no podía estar ausente: la principal accionista de Casa Frávega, Liliana Frávega, y los directivos Rodolfo Sgroi y Tomás Sgrois, operan en dos sociedades offshore panameñas: Kurgan Global Corporation y Galard Development. Los dueños de Frávega administraban sus empresas en cuentas bancarias uruguayas, pero cuando este país endureció los controles, “escaparon” a Panamá. Otro de los empresarios “tan argentinos ellos”, formadores de precios si los hay son los Coto. De Alfredo Coto, Grandes Supermercados. El estudio uruguayo JP: Damiani hizo de intermediario y colocó cuatro Sociedades en las cuentas secretas de Panamá. Fue Néstor Kirchner quien le dijo a Alfredo Coto: ‘‘Señor Coto, yo lo conozco muy bien y sé cómo trabaja con el bolsillo de los argentinos. Le pido que regularice su situación’’.

Néstor Kirchner lo mandó a investigar, y el Congreso dio cuenta de la salida irregular de 63 millones de dólares. Alfredo Coto tuvo la “suerte’’ de que el ex-Presidente se murió. El otro empresario conocido es Fransisco De Narváez, que vendió El Cronista Comercial y sus acciones de América TV a Claudio Belocoopit. Otra firma de una de las más acaudaladas familias de la “burguesía argentina”, tan nacionalistas ellos, es la de los Perez Companc, con actividades navieras y petroleras. El grupo tenía 84 empresas con Alfonsín y llegaron a 149 con Menem, y gracias al “Turco”, ganaron las licitaciones con sus consorcios de Entel, Telefónica y Telecom. Y como si fuera poco se quedaron con licitaciones sospechosas de Hidroeléctrica Picún Leufú, Central Eléctrica Genelba, Edesur, Metro Gas y Transener. Luego de un tiempo comenzaron a desprenderse de lo que compraron a precio vil, incluyendo el Banco Río de la Plata y las demás constructoras. Lo que sumó más de 3.500 millones de dólares.

Con ese dinero compraron Molinos Río de la Plata y la bodega Nieto Senetiner. Y... ¿qué hicieron con el resto? Crearon PIMA Investment, el nombre de la cuenta en Panamá administrada por Mossak Fonseca. Sin pagar un peso de impuesto en la Argentina.

El facilitador de la operación de PIMA, primero en Uruguay, forma parte de la causa contra Jorge Macri, primo de Mauricio, y su esposa Florencia di Nardi, denunciada por la compra de un departamento en Miami por 403.000 dólares que no figura en sus declaraciones juradas. Por su parte la familia Bulgheroni ostenta la mayor fortuna de origen argentino, dueños de Bridas. SA. Es el grupo privado de mayor porte en el negocio del petróleo, luego de YPF. Esta firma, mientras reclamaba un aumento del gas, interrumpiendo inversiones en la Argentina, presionando al gobierno y el que impulsó las demandas a pedido de Néstor Kirchner fue el que ahora es Presidente de la Suprema Corte de Justicia, Horacio Rosatti que era Procurador del Tesoro. ¡Las vueltas que tiene la vida! Tenían una cuenta bien oculta en las Bahamas que se llamaba Strombury Company Limited. Cuando los descubren todos dicen lo mismo, que estaban registradas.

Otra de las firmas responsable de la formación precios es ARCOR, que es la principal firma de alimentos del país y una de las líderes de galletitas de América del Sur. Fue fundada por la familia Pagani en 1953 y se ubica entre las 15 más grandes del mundo en ese rubro. En 2012 Arcor contaba con 39 plantas industriales: 29 en la Argentina, 5 en Brasil, 3 en Chile, una en México y ora en Perú. Los Pagani, Luis, Alfredo, Mario, Lilia y Claudia, figuran no menos en 7 cuentas offshore. Y su función no era comercial sino financiera mediantes cuentas bancarias en EEUU, Suiza y Uruguay. Arcor es una de las 25 firmas argentinas que más dinero sacaron del país.

La dama del cemento, Amalita Lacroze de Fortabat, cuando vivía y sus herederos, tomaron la conducción del grupo. Amalita heredó la Cementera Loma Negra y 155.000 ha de campo. Se convirtió en una exponente de la “oligarquía” diversificada ya que distribuyeron sus intereses en el agro, la industria priorizando, como toda nuestra burguesía, la valorización financiera, sobre la inversión productiva, “fugando” sus rentas evadiendo al fisco y perjudicando al país.

Durante la dictadura hizo grandes negocios, como la provisión de cemento para las autopistas del Brigadier Cacciatore. El nombre de Amalita aparece en las guaridas financieras con el nombre de Confinco SA, en Uruguay, quien además controlaba un campo en Paysandú. R.O.U. Durante mucho tiempo no se supo dónde iban a parar los fondos de Amalita. Y no fueron los Panamá ni los Pandora Papers, los que revelaron el misterio, sino, las cuentas del HBC Private Bank de Ginebra, Suiza, donde los documentos filtrados por Hervé Falciani, que revelaron que Lacroze de Fortabat abrió una cuenta cuya apertura se produjo el 29 de julio de 2005, tres meses después de vender la compañía. La cuenta estaba compartida con su nieta Adriana Amalia Amoedo y ambas fueron denunciadas por la AFIP. ¿Y saben quién era su administrador y cómplice?: Alfonso Prat Gay, ¡primer Ministro de Economía de Mauricio Macri! ‘‘Los cantores se juntan por la tonada”.

Por supuesto que hay más argentinos, como: Martín Redrado, Burzaco, el Almirante Massera, Antonio de la Rúa y Shakira, Techint con Paolo Roca a la cabeza, Garfunkel, De Andreis, todo el Gabinete de Macri, con Dujovne a la cabeza, Mario Blejer, Banquero; Elztainz, Mindlin y George Soros, Fredo helados, Eduardo Constantini, creador de Nordelta, La Serenisma, de Mastellone Hnos. Estudio Klein, Mairal, Grondona (el Estudio de los oligarcas), también Perez Alatti, Martínez de Hoz (h), Gustavo Arribas y su socio Francisco Hidalgo, traficante en triangulaciones de jugadores de fútbol, Laboratorios Roemmers, Francisco Soldati, Miguel Ángel Egea, represor y operador político, Jorge Horacio Messi Pérez, el padre de Lionel, el francés Michael Platini, el chileno Iván Zamorano, Javier Mascherano, Gabriel Heinze, Roberto Nonano, Leonardo Ulloa, Gustavo Dezotti, Ricardo Giusti, Campeón mundial... Y podría seguir enumerando nombres de todas las profesiones, actividades y todos aquellos que sin saberlo o sabiéndolo todo sobre los empresarios, le producen un enorme drenaje de divisas al país que les facilita hacer sus fortunas ya sea por derecha o por izquierda como es el caso de muchos. Es que la avaricia, el egoísmo y la insolidaridad es patrimonio de la condición humana. Solo basta que se los ponga a prueba.