APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

CORREO DE LECTORES

Fecha de emisión de correo de lector: 29 de Abril de 2021

DECISIONES POLÍTICAS vs NEGACIONISMO

Escrito por:
Ricardo Monetta

Un gobierno con autoridad no significa una dictadura. Un pueblo con memoria no denota un pueblo vengativo. Un Estado protector es justamente lo contrario a un Estado "bobo". Una oposición que juega con la muerte, no es una oposición, sino una banda de delincuentes.

Cuando el presidente Alberto Fernández, en uso de las facultades que le confiere la Constitución Nacional, puso un paño de agua fría a una situación de agobio, al dictar un Decreto de Necesidad y Urgencia para mejorar las medidas sanitarias por la pandemia descontrolada por la irresponsabilidad de una parte de la sociedad civil, pero pedida a gritos por los sectores más sacrificados ante la injuria virósica, y ni que hablar desde el ámbito científico serio, con argumentos que desbaratan cualquier negacionismo absurdo, es que hubo en ese momento diez días de recurrentes contagios. Más de 25.000 nuevos casos de contagio por día, más del doble que en el primer pico, y al que le sumamos entre 3200 y 500 muertos por día. Lo que dejaba Sanitaristas extenuados, Medicinas Privadas al límite, Camillas con internados en los pasillos de los Hospitales, como en el Fernández y la muchedumbre viajando en trenes y colectivos como sardinas. Y las balas que "pican cerca", porque se replican los casos a nuestro lado, atravesados por el covid-19.

Y algo había que hacer. La desobediencia social, era superior al esfuerzo de los sanitaristas. Se llegó a comparar a las aulas escolares con bares o shoppings, se volvió a hablar de los colegios como recipientes de pibes. Se lucró con su llanto; se argumentó que lloran por no ir al "cole", pero no porque se mueren sus abuelos.

¿En qué mundo paradisíaco viven? No es suficiente lo que ocurre para disimular su afición por discusiones que se abstraen de la verdad, por el relato, la hipocresía, la ley del mercado, en busca de miserables réditos electorales?

El 25 % de anticuarentenas, produce mucho más ruido, porque viven en el AMBA y son visibilizados a todo el país, más ruido decía, que el 75 % que reconoce el tenor de las medidas sanitarias por el carácter excepcional del drama sanitario.

Porque no se trata de llegar al extremo del sarcasmo: "cacerolas" o respiradores, ahogarse o respirar.

                                                                                                                                                                        Este Gobierno fue elegido para construir la consagración de un Estado Inclusivo, con clara visión humanista, que significa las necesidad del "otro". Y no en el falso dilema la salud o la economía. Los dos por supuesto, con una prioridad a la salud, porque no hay Lázaros, que levanten a una economía con crisis mortuoria.

Hay que abstraerse de los discursos ambivalentes de, por no decir hipócritas, de un "larretismo", que azuzado por una feroz interna PRO, decidió sacar ventaja en la construcción de una plataforma electoral con vista la futuro.

Creo personalmente que fue mal asesorado, y que "se pegó un tiro a los pies" al judicializar en forma errónea un conflicto que a todas luces era perjudicial tanto para los docentes, como para los alumnos y sus familiares. Y la Suprema Corte amiga, dilata su resolución, hasta que expire el plazo, y declare el tema "en abstracto" y lo deje sin tratar. O sea que se lavó las manos al estilo Poncio Pilatos.

                                                                                                                                                                     El altísimo acatamiento de la medida presidencial da cuenta de la razonabilidad de las medidas, lo que hubiera sido un despropósito jurídico y social, amén de un acto de rebeldía punible, si se deslegitimara una decisión amparada en la Constitución.

Y uno se pregunta, ¿por qué la defensa de la vida debe convertirse en una batalla encarnizada? Por qué los "mercaderes de la violencia instirucional" quieren instalar una batalla cultural sembrada de agresiones, falacias, sostenida por un periodismo "bizarro" que defiende oscuros intereses, a través de complicidades infames de quienes han "vendido" (¡y a muy buen precio!) su honra, bastardeando una profesión donde la nueva tecnología ha colonizado las mentes de "cómodos" ciudadanos que digieren sin espíritu crítico campañas diarias de fake news de todo tipo y a través de todos los medios posibles. ¿No será hora de reclamarles una mínima cuota de ética profesional a esa "parva" de comunicadores que deforman la realidad de una manera escandalosa como se comprueba a diario?

                                                                                                                                                                       La lista de perversiones de real malicia, intencionalidad política, y mutación de la noticia en información dada vuelta es una costumbre, que por suerte va quedando al desnudo, porque el tiempo, solo el transcurrir del tiempo, muchas veces, desemascara a ese "aluvión zoológico", que tiene una sola especie de animal: "Gorilas".

                                                                                                                                                                     ¡Con la Salud no se jode!