APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

CORREO DE LECTORES

Fecha de emisión de correo de lector: 8 de Abril de 2021

LLEGÓ EL PROTOCOLO PARA LA MILONGA 

Escrito por:
Adolfo Daniel Badaracco

La Nación aprobó un protocolo para la actividad. Sólo podrán asistir parejas de convivientes o de personas que bailen juntas en forma sistemática. Y no se podrá hablar en la pista, bailar en silencio con la ordenada circulación en sentido contrario a las agujas del reloj, se revalorizan. Contar con una pareja única de baile o ser convivientes se convierte en la clave para poder ir a bailar Tango, esto lo establece el Protocolo aprobado por la Nación para el paulatino regreso de las Milongas. El límite de público permitido autorizado será del 50% de la capacidad total habilitada. Los asistentes deberán inscribirse previamente. 

El salvoconducto que permitirá participar en milongas  será una Declaración Jurada de Salud, que habrá que completar consignando no presentar síntomas vinculados al covid-19. No se podrán realizar cambios de pareja. Esto tendrá un impacto en algunos clásicos del ritual milonguero, como ese gesto que se hace para invitar a bailar a una persona a quien no se conoce. En las jurisdicciones que lo autoricen, sí se podrán conformar "burbujas sociales" o grupos de personas que bailen siempre juntas. Podrán tener hasta seis integrantes, que podrán compartir un mismo espacio. Entre ellos sí se podrá hacer intercambio de parejas, previa desinfección de manos con alcohol en gel y siempre usando máscara facial. Esas burbujas también podrán sentarse a la misma mesa o en butacas contiguas, si se trata de un espectáculo. Las personas -y también las burbujas sociales- deberán guardar una distancia entre sí de 1,5 metro al aire libre y de 2 metros en espacios cerrados. Sólo podrán acercarse en el momento del baile. El silencio que caracteriza al baile de Tango ahora será indispensable. La recomendación es que los participantes no hablen mientras están bailando. Tampoco se podrá hablar con otros bailarines desplazándose por la pista. Las mesas y sillas deberán ubicarse a dos metros entre ellas y con respecto a la pista o escenario. A esa misma distancia deberá estar el espacio donde espera la gente que no está bailando. El protocolo subiere demarcar con círculos en la pista de baile los espacios correspondientes a cada pareja, para garantizar que se cumpla la distancia de seguridad. 

 Bueno señores, si después de esto los milongueros no realizan una Milonga, quedaré más desorientado que en la última de las reuniones donde el Protocolo me impidió bailar y no a una pareja, como si a ellos, por ser de un Ballet, el virus los perdonaría, según los “genios” que hicieron ese Protocolo. Esto significa que Tango se puede bailar, ¿o no?