APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

CORREO DE LECTORES

Fecha de emisión de correo de lector: 8 de Enero de 2021

"BAILEMOS EN LA PLAYA, MIENTRAS EL VIRUS NO ESTÁ"

Escrito por:
Ricardo Monetta

La sociedad inconsciente arma sus valijas, y en desenfrenada carrera va en busca de las tan ansiadas vacaciones.- Pero no sabe, o no quiere saberlo, que también va en busca de la posibilidad de contagio, porque el Covi-19 no se toma vacaciones.- Vigila día y noche nuestro comportamiento humano, y allí, donde detecta una fiesta clandestina, o una playa atisborrada de humanos, sin barbijo, sin prejuicios por el "otro", allí se instala y comienza la cadena de contagios.- Si encuentra alguna resistencia, muta su formato y sigue su marcha triunfal hasta la muerte: la nuestra obviamente.-

El capitalismo, en tanto, demuestra también y una vez más, su eficiencia letal.- Y al igual que el virus, no para de reproducirse.- Le interesa solamente salvar sus estructuras, sus cimientos de explotación financiera, su propio "ropaje cultural".-

Observemos el mundo por un instante.- Los países centrales están comprando vacunas "a cuatro manos", mientras las naciones en vías de desarrollo corren el riesgo de atravesar el desierto sin una gota de agua.- El rigor de la lógica capitalista, que es el egoísmo, indica que la misma ecuación que se da entre países poderosos y países vulnerables, aplica hacia el interior de esos países, y por lo tanto, es legítimo pensar que si esta correlación de fuerzas no se modifica, la humanidad corre peligro de extinción.- Así de simple.- Y la humanidad somos nosotros.- ¿Y qué es lo que puede transformar esta correlación?: La presencia activa del Estado en defensa de la Salud Pública.- Esto es medias el caso de Argentina.- Y esto es a medias porque el 2020 cruza la satisfacción de haber contado con un Estado activo que nos permitió, hasta donde pudo, evitar el colapso temprano del sistema sanitario y social, con la tristeza de perder mas de 43.000 compatriotas muertos por Covid-19.- Por dolor, por pudor y por vergüenza, nadie puede celebrar un estado así.-

El 2021 se despereza con factores variados: la esperanza de la vacuna, el fusilamiento mediático contra el gobierno por una oposición despiadada, algunos funcionarios que no solo diagnostican y pronostican sobre la pandemia como si fueran tan ignorantes como los panelistas de la TV, los odiadores sociales, que destilan un odio capaz de desenchufar un freezer con vacunas, como en Olavarría y sumamos a los jóvenes  que se lanzan a las playas, creyendo que el mar es la fuente de "agua bendita" que los inmunizará contra el virus.-

Los casos de contagio crecen día a día, luego de las fiestas mas aún.- El Estado mientras tanto aconseja, recomienda, opina, pronostica.- Impulsa normas, prevenciones, pero es en vano.- El desacato está a la orden del día.- El "derecho" al placer y al "roce" social choca contra la inconciencia y la ignorancia de los mayores que han abandonado la pauta cultural de educar cada uno a su rebaño, para evitar que sufra la "manada".-

Además es absolutamente injusto que la sociedad o parte de ella solo se preocupe por el "disfrute", a costa del personal médico, enfermeros, terapistas, que "caen como moscas", sin que nadie se conmueva, ni siquiera volver a los aplausos de agradecimientos desde los balcones.- La fábrica de insolidarios hacen subir el porcentaje de ocupación hospitalaria.-

Es muy peligrosa la tendencia que se observa por parte de comunicadores y algunos funcionarios, hacer recaer toda la culpa sobre los jóvenes.- Ellos son las "víctimas" de la sociedad de mercado que los utilizan como instrumentos  para sus propios negocios.-

La verdadera batalla que se debe librar, a la par de la vacunación, es dar la batalla por el sentido común dominante y por una visión justa de la realidad.-

No hay que esperar contar con la totalidad de la representación política de la sociedad para dar esa batalla cultural.-

Mientras el "poder real" siga estando en el campo enemigo necesitamos de más presencia del Estado para inculcar barreras normativas en defensa de la vida.- Para poder seguir luchando en libertad, tenemos que estar vivos, y para seguir vivos hay que seguir despertando conciencia de que estamos en "guerra" contra un enemigo invisible.-

Nada más y nada menos que eso.- 

América tuvo la desgracia política de tener tres presidentes en forma contemporánea que tuvieron políticas erráticas en Salud Pública: Donald Trump; Jair Bolsonaro y Mauricio Macri..- No nos olvidemos.