APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

CORREO DE LECTORES

Fecha de emisión de correo de lector: 17 de Octubre de 2020

BIENAVENTURANZAS DE LAS MADRES

Escrito por:
Comisión Diocesana de Liga de Madres de Familia

*Felices las madres que pueden festejar en este día con su familia unida y felices, también aquellas que a pesar de la desunión, no dejaron de ser madres.

*Felices las madres viudas que volcaron todo su amor en la crianza de sus hijos.

*Felices las madres solteras que prefirieron la vida de su hijo antes que su propia fama.

*Felices las madres adoptivas que dieron su corazón a aquellos a quienes no podían dar su sangre.

*Felices las madres que se animaron a recibir ese hijo nuevo que no esperaban, porque ya eran demasiados en casa. Dios premia la generosidad de los que confían en Él.

*Felices las madres que perdieron un hijo, porque parte de su alma ya las espera en el cielo.

*Felices las madres que perdonan el desamor y olvido de sus hijos.

*Felices las madres que esperan el regreso del hijo descarriado. Sus lágrimas son el faro que los traerá de vuelta.

*Felices las madres que saben educar en la libertad a sus hijos y no quieren retenerlos a su lado para siempre. Ellas son las que verdaderamente dan a luz un hijo.

*Felices las madres que, a pesar de la droga, el alcohol, o la prostitución, nunca dejaron de ser madres.

*Felices las madres que tuvieron que arremangarse para criar a sus hijos, porque, con su sudor demostraron la fuerza de su amor.

*Felices las madres espirituales y las madres vírgenes, que engendraron en la fe a tantos hijos para la iglesia. Dios las recompensará con el ciento por uno.

*Felices las madres que eligieron y aceptaron el geriátrico, antes que ser para sus hijos una carga demasiado pesada.

*Felices las abuelas, las tías y las hermanas que hicieron de madres aunque no estuviesen obligadas.

*Feliz la mujer que no se guarda para sí misma, sino que cumple su vocación con entrega y el cariño para los demás.

*Feliz la mujer que postergó otra profesión para ser solamente Madre, porque así cumple con su vocación más profunda.

*Felices las madres que se durmieron en el Señor, porque ellas también nos están preparando un lugar en el cielo.